El horror que se vive en los centros de detención de inmigrantes en EEUU

Foto: EFE

El juego de las paradojas pareciera tener imágenes versionadas en la persona del presidente estadounidense Donald Trump. Desde  su llegada a la Casa Blanca se ha esmerado en mostrar la mecánica de trabajo que permitió llegar a ser uno de los empresarios más exitosos de su país aplicando técnicas de distracción con sus anuncios mientras apunta en otra dirección en sus acciones.

Redacción Venezuela al Día

Cuando Barack Obama aspiraba apenas a ser presidente de los Estados Unidos, encerró en su promesa de campaña el bienestar que se deseaba proporcionar a los migrantes en ese país. No solamente eludió luego el cumplimiento de esas promesas, fueron los migrantes los que terminaron encerrados y deportados en cantidades cada vez mayores.

Pasaron dos periodos presidenciales y Trump ha seguido fielmente la senda de su antecesor, sin embargo, las condiciones de encierro de los migrantes han llegado a descender hasta niveles infrahumanos con la expectativa, además, de que podría ser peor.

“El hedor era horroroso. Las jaulas estaban tan llenas que era imposible que todos los hombres en ellas pudieran sentarse sobre el suelo de cemento (…). No había colchonetas ni almohadas. Algunos hombres estaban durmiendo sobre el cemento. Cuando los hombres vieron llegar a la prensa, empezaron a gritar y a decirnos que llevaban allí 40 días o más. Decían que tenían hambre, y que querían lavarse los dientes. Hacía un calor sofocante. Los agentes que vigilaban las jaulas llevaban máscaras protectoras. Los agentes nos dijeron que había agua fuera de las jaulas, y que tan pronto como los periodistas nos fuéramos, los hombres iban a ser autorizados a salir [de las jaulas] y conseguir agua”.

El texto anterior fue enviado este sábado por la Casa Blanca a los medios de comunicación acreditados en Estados Unidos. Fue escrito por un grupo de periodistas acreditados parta cubrir de manera permanente la Casa Blanca, que envía su relato de los hechos a los demás informadores. El autor del texto, Joshua Dawsey, viajaba con el vicepresidente Mike Pence, que visitó el centro de detención de inmigrantes en McAllen, en Texas.

El contexto en que se da a conocer este texto es de una gran tensión política a raíz del recrudecimiento de las “razzias” aplicadas por las fuerzas de Inmigración y Aduanas conocida como el ICE.

Estos procesos fueron anunciados por Trump  quien ha dado la orden de arrestar al menos a 2.000 personas a las cuales se les había exigido abandonar el país inmediatamente o serán detenidos y deportados.

Trump juega con ello ya que es posible que su orden no llegue a cumplirse pero a la vez, en el momento en que el ICE se vea rebasado en su capacidad y se logren pocos arrestos, Trump podrá indicar que los inmigrantes evaden el cumplimiento de la ley.

Con información de Elmundo.es.