El engaño del primer mes gratis: cuidado con las suscripciones que no quieres

“Nada es gratis en esta vida”, aunque pueda sonar cruel, es una verdad de Perogrullo que se cumple a carta cabal en el mundo de lo que se produce como bien o servicio con valor de cambio. La idea del concepto “gratis” debería prelar especialmente en las aplicaciones, sin embargo, hay compañías que efectúan un engaño intencionado anunciando pruebas “gratis”.

Redacción Venezuela al Día

Y suele suceder que cuando se está operando un dispositivo y por determinado motivo se requiere de una función extra, se recurra a la tienda donde muchas aplicaciones son anunciadas como pruebas “gratis” pero la intención es que el cliente no pueda luego deslastrarse de ese servicio que le impondrán “ajuro y porque sí”.

Aunque muchas de las aplicaciones disponibles para usuarios de dispositivos se financian a través de la publicidad, otras en cambio recurren al engaño intencionado de las pruebas “gratis” por un periodo que jamás caducará pues pasado el periodo inicial, se inician los cobros sin aviso ni protesto por parte de las empresas sobre sus tarjetas ya validadas.

Una ejemplificación perfecta llega de la mano de las galletas gratis que ofrecen como prueba en algunos centros comerciales, ahora pase usted a imaginar que por haber probado una galleta quede usted cancelando paquete tras paquete por un tiempo indefinido. Es lo que suele denominarse ofertas engañosas.

Hay empresas que se dedican en exclusiva al desarrollo de este tipo de programas. BP Mobile, por ejemplo, tiene varias herramientas de productividad como una grabadora, un escáner o un traductor, y todas ellas cuentan con una suscripción que se activa tras una prueba de tres o siete días.

La compañía cambió la descripción de una de sus aplicaciones -que aparecía entre las 100 con mayores ingresos en la App Store- después de que TechCrunch señalase esta práctica hace unos meses.

Otras firmas no llegan a disimular el tipo de operación, sin embargo, el uso de una letra intencionadamente pequeña al lado del botón de “empezar” o “continuar” hace el mismo trabajo de las menudas letras en la que prestadores de servicios y aseguradoras anunciaban las excepciones en las cuales no se cancelarían los montos acordados en las cláusulas de letra normal.

Con información de Elmundo.es.