Imprima su propia carne vegetariana y disfrute de un buen asado

Tener conciencia respecto al respeto que se le debe al resto de los seres vivos en ocasiones llega a combinarse con la dimensión en lo que respecta a economía de la producción. Criar una res lleva una inversión importante en alimento y agua, matarla para comer su carne entra en la dimensión que rechazan quienes han decidido respetar la vida en cualquiera de sus formas.

Eshchar Ben-Shitrit creció en un kibutz en el que su madre se ocupaba de la granja. Allí se dio cuenta del fuerte vínculo entre las vacas y sus terneros. Cuatro años más tarde, cuando se convirtió en padre, ese recuerdo despertó algo en él.

“Cuando nació mi primer hijo sentí que no podía seguir comiendo carne. Sentía que me estaba comiendo al niño de alguien”, comentó Ben-Shitrit a ISRAEL21c. Y añadió: “Estuve obsesionado con encontrar una solución para la gente que disfruta de la carne, como yo, pero que no quiere comer animales”.

La ventaja de este personaje es su amplia experiencia en el mundo de la impresión 3D, un elemento que permite la creación de distintos alimentos y que ahora ha planteado trabajar con científicos de alimentos en el desarrollo de una impresora 3D para producir “carne de ternera” a base de plantas con el aspecto, textura y sabor que sea lo más parecida posible a la de ganado.

“Tenemos que hacer un filete sin matar una vaca” fue el reto que se planteó este ejecutivo y explicó que se necesitan 20.000 litros de agua y 20 kilogramos de comida para producir un kilogramo de carne. Según él, esto es “horrible, ineficaz y derrochador”. Además de usar mucha menos agua y materias primas, su producto contiene muy poco colesterol, más fibra y no tiene ninguno de los riesgos de contaminación que provienen de la carne fresca.

La tecnología de Ben-Shitrit nada tiene que ver con la cultura de la carne “limpia” fabricada a base de células vivas de animales aunque es otro de los avances de la industria en Israel que incluye Future Meat Technologies en Jerusalén, y las granjas Aleph y SuperMeat.

Con la utilización de cartuchos individuales de ingredientes con proteínas de planta, grasas y otros aditivos, Jet-Eat imprime «la carne» vegana fresca, lista para cocinar. El ajuste del contenido de grasas y otros parámetros podría crear un substituto de carne asada, guiso de ternera o filete.

“Nuestro producto tiene que tener un gran parecido a la carne en muchas de sus propiedades. Un filete es, básicamente, el músculo, la grasa y la sangre en una estructura compleja que influye en el sentido del gusto y en cómo se cocina. El sabor está unido a cómo la grasa es introducida en el músculo y de qué manera se deshace al cocinar”, asegura Ben-Shitrit.

Con información de aurora-israel.co.il.

También podría interesarle: