¡Bolívar intenta sobrevivir! El dólar gana espacio en las transacciones diarias de los venezolanos

Foto referencial.
La economía de Venezuela se mueve en dólares, pero no significa que el país esté dolarizado.

Redacción Venezuela Al Día

En las calles venezolanas el dólar ha ganado terreno, a pesar de las medidas de control cambiario que todavía existen en el país. El verdulero, los chupeteros, vendedores de conservas de coco, señoras de servicio doméstico, plomeros, técnicos electricistas, taxistas, cuidadores de carros en la calle y bomberos de gasolineras, todos aceptan la divisa como forma de pago.

Según reseñó Tal Cual,  la mañana del 8 de julio una mujer que estaba en una estación de servicio en Parque Central, preguntó al bombero que la atendió si aceptaba dólares, pues no tenía bolívares en efectivo para pagar la gasolina. “Solo tengo un billete de cinco dólares. Si quieres dame 20.000 bolívares y te quedas con el resto”, le propuso al trabajador, quien aceptó, lo que significa que al tipo de cambio paralelo, que temprano ese día se situaba en 7.900 bolívares, le regaló 19.500 bolívares.

El bombero le entregó los 20.000 en billetes de 100 y de 500 bolívares. “A veces llegan personas que no tienen plata y te pagan con un billete de un dólar. Es una locura que ahora todo sea en dólares y uno siga ganando en bolívares”, dijo según lo citado por Tal Cual.

Las personas pagan la gasolina hasta con billetes de 10 dólares/ Foto: Tal Cual

“Una vez, cuando los apagones, estábamos a punto de cerrar la bomba y una muchacha me pidió el favor de echarle gasolina a su carro y me dio un billete de 10 dólares. Todo eso lo guardo y lo reúno para luego comprar algunas cosas que necesito porque ahorita todo es en dólares”, añadió el trabajador.

Son “incontables” las veces que han pagado el combustible con la divisa en una gasolinera situada en la avenida Rómulo Gallegos, a la altura de Santa Eduvigis, según uno de sus trabajadores.

Aceptan divisas para pagar la comida rápida/ Foto: Tal Cual

El proceso de dolarización informal inició con la venta de inmuebles y vehículos.  En otros tipos de establecimientos, consumidores preguntaban disimuladamente si aceptaban dólares. Los comerciantes también respondían con cuidado. El temor a las sanciones establecidas en la Ley de Ilícitos Cambiarios aún vigente mantenía las transacciones en moneda extranjera debajo de la mesa.

Ahora es común observar en cafeterías, restaurantes, jugueterías, tiendas de artefactos electrónicos, de muebles para el hogar, supermercados, caucheras, peluquerías y quioscos a comerciantes que indican los precios en la moneda estadounidense y a consumidores que pagan hasta cigarrillos detallados con la divisa.

Con información del Diario Tal Cual