Miniplanta Lagunillas 3: Ejemplo de incumplimiento contractual e irregularidades en PDVSA

Pese a que auditorías e informes de campo dan cuenta de todas las anomalías, las autoridades no han tomado cartas en el asunto para establecer las responsabilidades y castigar a los culpables.

 Maibort Petit / Venezuela al Día

Irregularidades que se traducen en millonarias pérdidas para Petróleos de Venezuela S.A. fueron constatadas por auditores de la Gerencia de Plantas de Gas Tía Juana al momento de verificar los trabajos llevados a cabo para la repotenciación y adecuación de la Miniplanta Lagunillas 3, donde se estableció el incumplimiento del contrato suscrito con las empresas Zic, Ehcopek S.A. y Empresas Norte Sur.

Fuentes internas aseguran que luego de haberse realizado el desmantelamiento de la planta y que se compraron los equipos y materiales que debían utilizarse, las contratistas no procedieron a la instalación y que las adquisiciones quedaron en los depósitos de los muelles de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, lo que significa millonarias pérdidas para la estatal petrolera.

Igualmente, las fuentes refieren que ni las autoridades contraloras de PDVSA ni de la nación, han procedido a aclarar la situación y determinar las responsabilidades.

Informe de auditoría

En mayo de 2008, la Gerencia Plantas de Gas Tía Juana de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) presentó un informe de auditoría sobre los trabajos de repotenciación y adecuación de la Miniplanta Lagunillas 3 por parte de la contratista Empresa Norte Sur, que da cuenta de la una serie de irregularidades detectadas, las cuales significaron millonarias pérdidas para la estatal petrolera.

El informe, denominado “Revisión del alcance de las actividades ejecutadas no contempladas en el contrato original de la MP LL-3” indica que el objetivo de la auditoría era revisar 149 puntos especificados en el alcance de los trabajos no contemplados en el contrato original de las partidas de Ingeniería (diseño) Civil y Mecánica que formaban parte de las actividades ejecutadas de desmantelamiento, suministro, reparación e instalación. Asimismo se quería verificar la existencia de los soportes de las actividades llevadas a cabo revisadas por el personal de PDVSA; verificar la existencia de la procura especificada en las facturas; y verificar los equipos reparados.

La revisión concluyó que de 149 renglones revisados, 72 correspondían a suministros estableciéndose que 28 de ellos estaban pendientes por entrega, es decir, no existían; tres carecían de soporte de compra; no había evidencia de existencia de tres renglones.

Para llevar a cabo los objetivos de la auditoría contempló visitar las empresas Zic, Ehcopek y Norte Sur; verificar la existencia de procura; revisar y cuantificar los equipos reparados; reunirse con el equipo del proyecto; ubicación de los soportes.

Igualmente se determinó que de 75 renglones correspondientes a ejecución, 26 estaban pendientes por soportes; se detectaron dos renglones de reparación; y un renglón pendiente por recibir.

El equipo de auditores conformado por Antonio Mosquera, Henry Gutiérrez y Ronal Escalona, visitó las empresas Zic, Ehcopek y Norte Sur para llevar a cabo la averiguación y allí verificaron la existencia de procura, revisaron y cuantificaron los equipos reparados.

Se formularon un conjunto de recomendaciones que, a saber, fueron:

— Revisar el costo asociado a la partida 4.2.1.2. La existencia del suministro de estos renglones fue utilizada por Zic, empresa que informó que haría reposición de la existencia.

— Revisar el costo de la partida 4.2.1.6. La auditoría sólo visualizó la aplicación del San Blastín y pintura en fondo rojo en un 70 por ciento y se verificó un suministro de pintura que no fue aplicada y al solicitar la existencia, la empresa Zic respondió que ya no estaba en almacén y por ello no se lo cobraría a PDVSA.

— En la partida 4.2.2. Se verificó la compra del motor que estaba facturada.

— Revisar el costo asociado a la partida 4.2.2.4.3. No existía información de la compra y no se visualizó en los almacenes de Zic.

— Revisar el costo asociado a la partida 4.2.2.6. En la información del diseño de ingeniería se constató que la empresa STI de Italia contratada por Zic estaba a cargo de la fabricación de la colmena de filtración. Se visualizó el desmantelamiento de la caseta de filtración y protección con pintura en las campanas.

— Las facturas N° 945012, 483001, 945016, 349002 emitidas por el suplidor Norte Sur para Zic contenían 28 renglones que estaban pendientes por liberación en aduana para ser entregados a PDVSA.

— Revisar el costo asociado a las partidas 4.2.4.3.1 y 4.2.4.3.2. Se constató que no existía información de suministro por parte de la empresa Norte Sur y Zic revisaba si compraba a otro suplidor.

— Revisar el costo asociado a la partida 4.2.5.2. Las facturas asociadas al cobro de esta reparación 96143/ 96147/ 96160/ 95616/ 95619/ 95620/ 95621/ 95728/ 95741/ 95954. Se debía revisar si la solicitud de pago estaba avalada por dichas facturas. El inventario realizado en la factura era de 172 válvulas correspondientes a la cantidad estimada en la partida 9.2.6., pero el inventario en físico era de 104 válvulas que correspondían a la última estimación emitida por Zic de las cuales se verificó la existencia de 70 reparadas y refaccionadas, 17 válvulas compradas y 12 válvulas rechazadas para su reparación.

— En las partidas 4.2.6 y 4.2.6.11. no se encontró soporte de reportes de ejecución aceptados por PDVSA. La empresa Zic se comprometió a presentarlos el 26 de mayo de 2008. Se realizó inspección de la ejecución de estas actividades y se evidenció la ejecución de las mismas.

 

Informe de campo

El 20 de mayo de 2008, se presentó un informe de campo identificado con el número de referencia GGA–IC-CAMPO-05-002, elaborado por Edien Aldana, Daniel Camarillo, Elías López, Carlos Delgado dirigido a Javier Lozada en el que se dio cuenta de la inspección realizada a los materiales y equipos ubicados en los depósitos de almacenamientos de la empresa Norte-Sur perteneciente al proyecto de reconstrucción y puesta en servicio de la MP-LL-3.

La inspección se llevó a cabo en los depósitos de la empresa contratista ENSCA los días 8 y 9 de mayo de 2008 y en ella se utilizó como guía de verificación el listado de equipos y materiales elaborado y suministrado por la empresa Norte-Sur.

Esto en razón de que no se disponía del listado de especificaciones técnicas, cantidades de materiales y/o equipos según requerimiento por parte de la estatal petrolera, según las contrataciones entre PDVSA y la contratista.

El informe advierte que el reporte no garantizaba que el material existente en los depósitos de la contratista correspondiera al de PDVSA y era necesario verificarlo de acuerdo a la procura del proyecto.

El material y/o equipos auditados se presentaron según las cantidades y especificaciones del listado suministrado por la contratista Norte Sur.

En cuanto a los materiales y/o equipos que se encontraban empaquetados en cajas selladas con etiquetas de garantía, se verificó la existencia de los mismos, pero se alertó que esto garantizaba las condiciones técnicas en virtud de que en razón de la garantía no podían ser abiertas hasta su instalación.

PDVSA sugirió a la empresa Ensca que todos los equipos electrónicos fueran ubicados en lugares con temperatura adecuada para los mismos.

Igualmente, PDVSA pidió a la empresa Ensca proteger adecuadamente las puntas de los cables pues se había constatado que carecían de dicha protección.

Sobre las especificaciones técnicas de la obra

En junio de 2008, la Gerencia de Infraestructura y Procesos GGA de PDVSA Petróleo S.A. emitió un documento en el que presentó el alcance y las especificaciones técnicas de los trabajos ejecutados en el contrato de Ingeniería, Procura y Construcción (IPC) denominado “Reconstrucción y Puesta en Servicio de la Miniplanta Lagunillas 3”.

Se indicó que la empresa contratista debía ceñirse a los requerimientos generales y específicos que para cada tipo de trabajo de acuerdo a lo establecido en el manual de “Especificaciones Normales para Construcción de Proyectos de Infraestructura” (ENCPI) de PDVSA y que la compañía ejecutora conocía y poseía.

Las referidas especificaciones técnicas estaban referidas a los criterios mínimos para el desarrollo de la ingeniería, la procura de materiales y la construcción del citado proyecto y que en particular tenían que ver con la procura e instalación de nuevas estructuras, soportes, equipos estáticos y dinámicos, tuberías, válvulas y accesorios; limpieza y pintura de estructuras nuevas y existentes, construcción de sala de calidad de vida,  reparación del cuarto de depósito y cabina del generador de gas, instalación del nuevo sistema de control y protecciones por PLC´S de alta integridad, procura e instalación de los nuevos instrumentos de campo, instalación de transformador de mayor capacidad, entre otras.

Además, contemplaba la ingeniería, procura y construcción para la adecuación de la miniplanta a lo estipulado en la Ley Penal de Ambiente; la adecuación del espacio físico y tuberías para la instalación del nuevo skid de gas combustible; la adecuación de CCM adquirido por PDVSA para la inclusión de nuevas cargas, diseño, procura e instalación del sistema de detección de fuego y gas y extinción a base de CO2 para el cuarto de control y venteo.

La contratista debía contar con los equipos, instrumentos y herramientas indispensables para la ejecución de los trabajos, debiendo estar los mismos debidamente calibrados de acuerdo con los requerimientos del fabricante, normas aplicables y por metrología legal, además deberá disponer de los registros de dichas calibraciones.

Del mismo modo, la empresa debía contar con los procedimientos escritos e instrucciones indispensables para la ejecución de los trabajos (mecanizado, soldadura, preparación superficial, verificación dimensional, levantamiento de planos, etc.).

En cuanto a las garantías de la obra, el documento especifica que la empresa contratista debía garantizar todos los materiales, equipos, accesorios, trabajos y servicios suministrados y realizados en cumplimiento del contrato por un período de doce meses contados a partir de la fecha de la firma del Acta de Aceptación Provisional, la cual se firmaría después de realizadas las pruebas en sitio y remotas. En este período, la contratista se comprometía a reemplazar cualquier material defectuoso, o corregir cualquier defecto en los trabajos y servicios prestados, libre de costo para PDVSA.

También garantizaría la actualización en lo que respecta a experiencias técnicas probadas y desarrolladas por ella para ejecutar el trabajo y construcción de la obra.

Se advirtió que si en el lapso de garantía PDVSA descubría algún defecto en su funcionamiento y/o en algún componente del mismo que incumpliera con lo requerido en el contrato, la estatal petrolera notificaría a la empresa contratista lo descubierto. Una vez formulada la notificación, la contratista contaba con quince días para solventar el defecto. Tal plazo regiría en los casos en que no se comprometiera operacional de la instalación, pero cuando esto último ocurriera, la contratista debía solventar la situación dentro de las 24 horas siguientes a la notificación.

Si transcurridos estos plazos, PDVSA estimaba que la contratista no estaba procediendo diligentemente con las medidas requeridas, la estatal podrá, previa notificación a la contratista, contratar la ejecución de tales medidas con cualquier otra empresa de su escogencia, debiendo la contratista correr con el costo facturado dentro de los 30 días siguientes a la fecha en que la compañía que ejecutare los trabajos reclamara el pago correspondiente.

Se estableció que todos los costos causados por la ejecución de la ingeniería, procura, construcción y puesta en marcha, serían pagados bajo la modalidad de precio unitario (PU) y suma global (SG) de acuerdo a los Hitos de Pago especificados en la estructura de costos que sería entregada con la oferta económica. Cada uno de estos Hitos de Pago debían ser desglosados de acuerdo a sus respectivos costos de labor, materiales y equipos de la forma como estaban indicados en dicho anexo.

No estaba prevista la modalidad de gastos reembolsables para reconocer la totalidad o parte de los trabajos realizados por la contratista.

En lo referente a Ingeniería de Detalles (Diseño), los hitos se pagarán por Precio Unitario y la forma de pago sería de 30 por ciento en la primera entrega, 40 por ciento con incorporación de revisión y comentarios a los documentos, 30 por ciento se entregarían con los planos y documentos aprobados para construcción.

Respecto a la Procura los hitos serían pagados por precio unitario y suma global (SG) y la forma de pago sería 30 por ciento por gestión de procura (colocación de la orden de compra), 70 por ciento con los materiales y equipos recibidos en patio de la contratista.

En lo atinente a la construcción, los hitos serían pagados por precio unitario (PU) y suma global (SG) y la forma de pago sería según el avance ponderado de las diferentes actividades que conforman los diferentes renglones presentados en la estructura de costos.

Respecto a las pruebas, arranque y puesta en marcha, los serían pagados por suma global (SG) y la forma de pago sería según el avance ponderado de la obra.

Se advirtió que todas las cantidades indicadas en las partidas eran referenciales y que todas las partidas serían canceladas mediante porcentaje de avance a medida que el proyecto fuera ejecutado hasta cubrir el cien por ciento y a juicio de la supervisión de PDVSA.

La contratista debía cancelar lo atinente a cualquier daño ocasionado a equipos, tuberías o instalaciones debido a mala operación en el transporte, tendido o montaje.

Todo material o equipo recuperado y sobrante deberá ser transportado por la contratista del sitio del proyecto hasta los depósitos de materiales de PDVSA.

La contrasta era la responsable del transporte terrestre y lacustre del personal, materiales y equipos requeridos para la construcción del proyecto.

La contratista debía prestar al personal de supervisión de PDVSA todas las facilidades e instalaciones temporales necesarias para ejecutar las actividades intrínsecas a sus labores.

Luego de hacer un largo recuento de todas las especificaciones técnicas de la obra, el documento

Se dejó establecido que PDVSA tenía derecho a inspeccionar y revisar en cualquier momento la prestación de los trabajos y servicios en curso; los equipos, materiales y equipos ordenados y/o adquiridos con destino a la obra; los equipos, materiales y productos usados en la ejecución y los trabajos y actividades que ejecutara la contratista para la consecución del contrato.

La contratista debía recibir certificado de calidad de los materiales que adquiriera.

La contratista debía proveer a PDVSA toda la asistencia y facilidades requeridas para permitirle el ejercicio oportuno de su derecho a las inspecciones, incluyendo acceso físico a la obra, a los materiales en fabricación y a los lugares donde los trabajos destinados a la obra se ejecutaban; acceso a los cálculos, planos, diagramas, reportes y demás recaudos producidos.

La contratista debía notificar con por lo menos 4 semanas de anticipación a PDVSA, la oportunidad y lugar en las que se propone llevar a cabo las pruebas e inspecciones de trabajos, equipos o materiales requeridos a fin de permitirle presenciar su realización. PDVSA podía exigir a la contratista que sometiera a su inspección y/o aprobación ciertos trabajos, equipos o materiales antes de su utilización en la obra.

Si la contratista incumplía lo anterior, PDVSA podía exigir la repetición de la prueba o inspección afectada o a suspender el pago del trabajo, o material utilizado sin su aprobación.

PDVSA podía exigir a la contratista rehacer, remplazar y/o corregir cualquier porción de la obra, trabajos, materiales, equipos y/o productos que a su criterio mostrara deficiencia o incumpliera los requisitos del contrato, con el objetivo de reponer tales deficiencias y lograr así el cumplimiento de los requisitos. Si no se cumplía con esto PDVSA podía tomar acciones a su discreción para corregir el incumplimiento de la contratista. Los costos de esto podían ser deducidos de cualquier pago que PDVSA efectuase a la contratista, bien al momento de producirse o a futuro por ejecución de la fianza de fiel cumplimiento o por vía judicial.

Se indicó que la falta de presenciar las pruebas de los trabajos, de descubrir manufactura, materiales o equipos defectuosos, ni la aprobación o pago a la contratista de los mismos, perjudicaría los derechos de PDVSA de rechazar posteriormente los mismos, de acuerdo a lo previsto en el contrato.

Ninguna aceptación de cualquier parte de los trabajos sería tenida como resultado de tal inspección o auditoria por PDVSA. Cualquier presencia en las pruebas o renuncias a las mismas no relevaría a la contratista de su responsabilidad por el cumplimiento del contrato.

Todas las soldaduras debían ser inspeccionadas mediante radiografía. Se debía verificar la dureza del metal de aporte y la zona afectada por el calor de las soldaduras que soportan presión.

Insertar Imagen Miniplanta Lagunillas 14

Antes del inicio de la obra la contratista debía presentar un programa de ejecución de la misma que reflejara las fechas de comienzo y finalización de cada actividad así como su relación con las otras actividades.  Este plan debía incluir, entre otras, las actividades de elaboración y colocación de órdenes de compra, adquisición de materiales menores, traslado de los equipos, fases de construcción, etc.

Cualquier cambio al programa mencionado durante la ejecución de la obra por considerarse necesario o conveniente por las partes, debería ser presentado por escrito por la contratista para la revisión y aprobación del representante de PDVSA.

La contratista debía elaborar un plan de trabajo para la ejecución de la fase de construcción donde se debía tomar en cuenta la disponibilidad operacional de cada uno de los equipos y la estrategia de ejecución a seguir. Igualmente debía contar en el sitio de un inspector de obra a tiempo completo con su debido PTFC (Permiso de Trabajo Frío/Caliente).

La empresa contratista debía seleccionar al personal profesional para ejecutar las acciones de supervisión y control del proyecto, así como poseer personal calificado para soldadura, fabricación y ensamblaje de estructuras.

El plan de trabajo debía ser elaborado con el paquete computarizado de planificación “Microsoft Project” u otro más avanzado.  La contratista debía considerar un planificador de construcción que preparará el plan, llevara el control de la ejecución de la obra e informara al representante de PDVSA el avance de la misma, así como de cualquier situación anormal que ameritara tomar las acciones a tiempo.

La empresa contratista designaría una persona responsable de la planificación a tiempo completo con todos sus equipos para llevar el seguimiento de los trabajos que involucraba el contrato. Así mismo, contaría con un supervisor en cada sitio de trabajo, quien sería responsable de las acciones y trabajos que se realizaran, debiendo estar presente en la obra en todo momento.

El representante tendría derecho de pedir el reemplazo a cualquier personal de la contratista que utilizara en la ejecución de la obra y cuya presencia considerara perjudicial a sus intereses. Dicho reemplazo sería al costo exclusivo de la contratista. Quedó establecido que la contratista no podía incorporar o reemplazar personal de importancia clave para los trabajos y servicios, sin la previa aprobación de PDVSA.

La contratista tenía que someter a la aprobación del representante de PDVSA el número de frentes de trabajo, con número de personas por especialidad con la cual se acometerían los trabajos de forma tal de garantizar la ejecución de los mismos en el tiempo previsto.

La contratista debía presentar a PDVSA un informe quincenal describiendo el progreso alcanzado en la ejecución de la obra; los recursos utilizados durante el mes en cuestión; la razón de cualquier desviación en el cumplimiento del cronograma y las medidas adoptadas para subsanarlas; su mejor estimado de los recursos a ser movilizados y el progreso a ser alcanzado durante el mes inmediato posterior; cualquier otra información relevante a los efectos del contrato y la obra que considerara incluir o que fuera acordada su inclusión en conjunto con el representante de PDVSA, una vez iniciados los trabajos.

Independientemente de este informe, la contratista estaba obligada a notificar al representante de PDVSA cualquier evento o circunstancia susceptible de afectar adversamente el cumplimiento del Plan de Trabajo o la eficiente y ordenada ejecución de la obra.

La aceptación y finiquito del contrato se haría sólo cuando a contratista hubiera cumplido con todas las pruebas, previamente descritas y a satisfacción del representante de PDVSA.

Esto incluye el cumplimiento en la entrega de la documentación indicada en el punto 8.1.6 de este Anexo. Sin embargo, la aceptación no exime a LA CONTRATISTA de todas sus responsabilidades de

PDVSA contaba con 7 días para revisar y verificar que no existieran trabajos pendientes, que impidieran la emisión del Acta de Aceptación Provisional.

Se estipulo que si existían razones que impidieran la emisión del Acta de Aceptación Provisional, PDVSA lo notificaría a la contratista por escrito, y en un lapso no mayor de diez días.

Por su parte, la contratista debía tomar las acciones y el tiempo para corregirlas y solamente cuando hubiera corregido las desviaciones, PDVSA podía emitir el Acta de Aceptación Provisional.

Entretanto, la Aceptación Definitiva de la obra tendría lugar cuando se hubiera cumplido el tiempo estipulado en las especificaciones técnicas y la contratista hubiera cumplido con todos los requerimientos. Con la emisión de este Certificado, PDVSA reconocía que la contratista había satisfecho todas sus obligaciones bajo el contrato.

A continuación el lector puede ver un extracto de un listado de requerimientos para llevar a cabo la obra de reconstrucción y puesta en servicio de la MPLL-3:

Las empresas

Zic en su página web[1] se identifica como una empresa fundada en 1973 que “presta servicios integrales de calidad a nivel nacional, basados en el cumplimiento de leyes, reglamentos, normas y códigos nacionales e internacionales, en las áreas ingeniería, procura, construcción, y mantenimiento, para los sectores  minero, petrolero, gas, petroquímico, infraestructura y edificaciones; tanto público como privado; con personal y con tecnología de punta; caracterizándose por la culminación exitosa de todos los proyectos ejecutados, logrando un alto nivel de excelencia de nuestros servicios y generando la máxima satisfacción de clientes, accionistas, empleados y comunidad”.

Está presidida por Carmelo Moschella y mantiene alianzas con EhopeK.

Infoguía[2] refiere que su sede principal está ubicada en la Calle 77 (antes avenida 5 de Julio) cruce con Av. 17, Edificio San Luis, piso 3, Maracaibo. Sus teléfonos son (0261)750.0500 y (0261)759.1614/0775. Igualmente la página informa de otra sede en la Carretera N, entre Calles 41 y 42, Eleazar López Contreras, Ciudad Ojeda. Teléfono (0265) 662.6777.

Entretanto, Ehcopek S.A.[3] se define como una empresa dedicada —de acuerdo al portal Pymes Venezuela[4]— a la “construcción prefabricación, fabricación, pintura, instalación, interconexión, transporte, asistencia al arranque y puesta en marcha, reparación, rehabilitación, operación y mantenimiento de estaciones de flujo, plantas compresoras, estación de medición, plantas de tratamiento e inyección de agua, plantas deshidratadoras de crudos o gas, plantas endulzadoras, plantas de extracciones, plantas de procesos y petroquímicas, plantas de vapor, plataformas de empalmes, estaciones de bombeo, múltiples de producción, múltiples de gas lift, múltiples de inyección de agua, plantas de generación eléctricas a vapor gas diésel, subestaciones eléctricas, estaciones de telecomunicaciones, remplazar, reparar, mantener enfriadores radiadores, calentadores, hornos y calderas, tanto en tierra como en costa afuera, tender, reparar y mantener gasoductos, oleoductos, acueductos, poliductos, fabricación, mantenimiento de spools, construcciones y reparaciones, mantenimientos de muelles, monoboyas, diques, rompeolas, espigones, escolleras, enrocados, atracaderos, dragados, puentes, fundaciones, obras de concretos armado, estructuras metálicas, muros de contención, edificios metálicos y de concreto, impermeabilización, tanques de concreto, y metálicos, estabilización de taludes, perforación de pozos, movimientos de tierras, asfaltados, carreteras principales y secundarias, demarcar y señalizar vías, canalizaciones, drenajes, canchas deportivas, demoliciones excavaciones, revestimiento interno y externo de tuberías, fumigaciones, mantenimiento y reparación de sistema de boyado, suministros de anclas, cadenas y boyas, motores eléctricos, bombas horizontales y verticales, compresores ascensores, lanchas, remolcadores, gabarras, acondicionadores de aire, industriales, equipos pesados, alquilar, comprar vender, equipos mecánicos, eléctricos e hidráulicos”.

Su sede está en el sector El Paraíso, avenida 5 de julio con Av. 17, edificio San Luis, piso 3, Maracaibo. Sus teléfonos son 0261-7591350, 0414-6434559 y 0261-7592318.

Por su parte, Empresas Norte Sur C.A. (ENSCA), tiene su sede en la Avenida Intercomunal, Sector Barrio Libertad, Las Morochas, Ciudad Ojeda, estado Zulia. Sus teléfonos son 0265-6316911, 0414-6595325 y 0265-6627194[5].