TSJ de Maduro sigue la persecución: arremete contra José Guerra y Tomás Guanipa

AME390. CARACAS (VENEZUELA), 08/05/2019.- Vista del edificio del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en Caracas. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela aseguró este miércoles que EE.UU. busca que la corte "se ponga al margen de la democracia" y "propicie un golpe de Estado" al amenazar a la entidad con ser sancionada. EFE/Raúl Martínez

La independencia de poderes es un estado necesario para que ocurran los desmanes que lleguen a convertir a una democracia electa por el voto popular en una autocracia donde todos los poderes se ven sometidos al gobernante de turno so pena de desaparecer bajo artificios leguleyos originados desde la mente calenturienta de cualquier “Mujiquita” al servicio del autócrata.

Redacción Venezuela al Día

Es exactamente lo que está ocurriendo bajo la égida del chavismo caudillista en pleno siglo XXI. Desde la época de Chávez, la desarticulación de poderes independientes ha sido un elemento fundamental para eliminar cualquier freno a las tropelías que se cometen desde el Estado.

Así, con la pérdida de la Alcaldía Mayor, se creó el gobierno del Distrito Capital. No pudieron ganar en mucho tiempo la gobernación de Miranda luego de la gestión del entonces teniente retirado Cabello y con el insípido Jaua como candidato, crearon entonces la figura del “Protectorado” que luego repetirían en Táchira para premiar a Bernal. Todas esas instancias con presupuestos milmillonarios y sin ningún tipo de contraloría.

Ante la imposibilidad de ganar o anular la acción de la Asamblea Nacional a pesar de contar con muchos “agentes encubiertos”, Maduro creó entonces una Asamblea paralela que, a dos años de su creación se ha convertido en un elemento utilitario y supraconstitucional que aún no acuña una nueva constitución que fue la única misión que realmente le correspondía a este órgano integrado exclusivamente por chavistas “levantamanos”.

Es así que ahora, desatada la persecución  en contra de los legisladores que han intentado el retorno de Venezuela a la senda constitucional, Maduro acelera, amparado en un TSJ encabezado por un homicida y la constituyente cubana al mando del ahora capitán Cabello, en el desmembramiento necesario de ese poder que no ha podido someter a sus designios.

Este miércoles 12 de junio el TSJ chavista aprobó el allanamiento de la inmunidad parlamentaria a los diputados de la Asamblea Nacional José Guerra y Tomás Guanipa invocando su participación en dos hechos distintos tales como el “magnicidio en grado de frustración” del pasado 4 de agosto y el intento de levantamiento del pasado 30 de abril.

La información fue compartida en Twitter por la periodista Sasha Ackerman, quien posteriormente aclaró que la media es tomada contra Guerra por un supuesta implicación en la Operación Libertad impulsada por el presidente encargado Juan Guaidó el pasado 30 de abril y, en el caso de Guanipa, se trata de señalamientos por el presunto atentado contra Maduro en la avenida Bolívar.