Socialismo del siglo XXI: Cómo este fenómeno destrozó a Venezuela

Según estimaciones del Banco Mundial, la crisis política y económica que vive Venezuela la han llevado a un umbral en el que sus ciudadanos intentan sobrevivir todos los días, situación que, expone el organismo, representa que un 87 % de su población se encuentre en un considerable estado de pobreza.

Redacción Venezuela al Día / Con información de Global Fleet

Desde que en el año 2013 el ilegitimo, Nicolás Maduro, asumió el cuestionado “poder” del país, el mismo terminó de ver la luz al final del túnel, un túnel en el que se le fue aislando durante 20 años atrás.

En este contexto, los países alrededor del mundo han tomado diversas posturas con respecto a la situación del que antes era considerado el país más rico de América del sur, convirtiendo a Venezuela el el gran tema de debate de la comunidad internacional y de sus intereses particulares.

Por un lado, Rusia y China apoyan a Maduro, mientras que los Estados Unidos y la mayoría de los países europeos y latinoamericanos apoyan al presidente encargado, Juan Guaidó.

Pero, la pregunta que muchos ciudadanos de “a pie” se hacen todos los días es, ¿cómo es posible que el país que goza de una de las mayores reservas de petróleo del mundo se encuentre hundido en la desidia más inhumana, enfrentando el peor momento de sus historia contemporánea? la respuesta es muy simple, este nefasto panorama se fue construyendo poco a poco con bases en la pésima administración dictatorial del chavismo, y sus elevados niveles de corrupción.

Prueba de lo antes expuesto es que durante veinte años, y hasta 2010, la producción diaria de petróleo fue de más de 3 millones de barriles por día. Sin embargo, a partir de 2013, cuando el usurpador asumió su “mandato” la producción se ha reducido regularmente a alrededor de 1,5 millones bpd debido a la mala gestión de las fuerzas militares a cargo.

En este marco, la Administración de Información de Energía (EIA) de EE.UU predice que la producción de petróleo podría caer a 700,000 barriles por día para diciembre de 2019.

Cuando Maduro asumió el control después de la muerte de Chávez en 2013, el petróleo representó el 95% de las exportaciones y más del 25% del PIB. Con Maduro, la economía de Venezuela se ha deteriorado constantemente. Cuando las ganancias del petróleo comenzaron a disminuir en 2014, Maduro comenzó a limitar las importaciones que necesitaban los venezolanos y la escasez comenzó a crecer hasta alcanzar hoy día niveles nunca antes experimentados, haciendo que los ciudadanos padezcan ante la asfixia económica en la que se encuentran.

Después de que la llamada  “Revolución Bolivariana”, se apoderara de todas las empresas privadas, también hizo lo propio con la estatal petrolera PDVSA, la cual se usó principalmente como una herramienta política del gobierno. PDVSA contribuyó a los proyectos de desarrollo social del gobierno. Las ganancias también se usaron para ayudar a la presidencia, con fondos dirigidos a los aliados del gobierno venezolano.

Es así como de evidencia la forma en la que se desvirtuaron las negociaciones de PDVSA, compañía que centraron en intereses políticos, en lugar de fines orientados al crecimiento de la economía del país, principal motivo por el que los estados mecánicos y técnicos se deterioraron, mientras que la experiencia de los empleados se eliminó después de miles de despidos motivados políticamente.

Te podría interesar: