Diosdado Cabello: “Angelina Jolie es un producto de marketing no conoce ni un barrio de Maracay”

Nada tan cómodo para los jerarcas chavistas que negar la enorme crisis humanitaria en que se halla sumida Venezuela desde la comodidad que les permite su vida opulenta y ostentosa. Solamente cuando algún  poder externo les presiona, son capaces de paliar en algo situaciones críticas existentes tal como ocurrió con la dotación y maquillaje de hospitales para los días en que llegó la misión de la ONU.

Redacción Venezuela al Día

Para estos jerarcas entronizados en el poder, nada importa más allá de conservarlo, mientras ellos se dan una vida de jeques árabes, la población muere de mengua con salarios de miseria que permiten apenas sobrevivir ante una especulación acicateada desde las mismas esferas del poder.

No tiene otra explicación la existencia de tanta mercancía y de todas las marcas en manos solamente de los “bachaqueros” esos elementos que cobran lo que se les antoja por los alimentos cuya adquisición en grandes cantidades les ha sido facilitada por algún “chivo” dentro de las instituciones que, precisamente, deberían combatir la usura y especulación.

Personas como Agelina Jolie, una emblemática defensora de los derechos humanos y embajadora de la ACNUR, que tengan presencia y reconocimiento mundial como para llamar la atención acerca de la grave situación que se vive en la Venezuela asolada por el chavismo son quienes les preocupan realmente. Al chavismo no le importa que la crisis siga galopante, le preocupa que el mundo lo sepa.

Porque ante el mundo, en las cumbres y foros mundiales, Arreaza lleva la voz cantante al asegurar que todo es producto de las sanciones y que dentro del país todo funciona según establece la constitución. Ni por asomo Arreaza mencionará que en Venezuela han fundado un Guantánamo con varias sedes para someter la disidencia y que esa constitución que tanto menciona sólo les sirve para mencionarla cuando les conviene pues del resto la han derogado de facto.

Con el regreso de González López al Sebin también tendrá Cabello mejor información para ese bodrío  que no aguantaría el más leve escrutinio en cuanto a contenidos, usos de lenguaje soez y menos aún, una revisión de su cacareada “Ley contra el odio”, esa cuya tinta aún estaba húmeda en el momento en que se cometía la masacre del Junquito.

En su perorata, Cabello trató de criticar a la mundialmente premiada y afamada actriz en su papel de representante de la ACNUR al asegurar que “Ella (Jolie) es un producto del marketing…No conoce ni un barrio de Maracay”…Faltaría saber cuánto hace que este jerarca rojito no se acerca a conocer la realidad que se vive en los barrios de todo el país.