Muere niño esperando transplante mientras Maduro se jacta por desarrollo de armas y auxilio a Huawei

Bizarro mundo del chavismo. Mientras este jueves Maduro anunciaba de manera jactanciosa un enorme gasto destinado a desarrollar armamento y además anunciaba rescatar a la empresa Huawei de “la agresión norteamericana”, Robert Redondo, un niño que requería un trasplante para sobrevivir perdía su vida ante la anomia del Estado.

Redacción Venezuela al Día

La historia jamás podrá disculpar y menos absolver a seres que han privilegiado el gasto militar y pago de “protección” disfrazado de “lealtad” a los militares mientras un pueblo mengua en medio de necesidades de alimento y medicinas, sin servicios básicos y con un transporte anulado casi por completo.

La perversión del usurpador le ha llevado en no pocas ocasiones a presentarse bailando mientras madres lloran la muerte del hijo que le ha arrebatado el hampa o los sicarios del régimen, da igual, Maduro, creyendo hacer una gracia, hace la peor morisqueta que ser humano alguno sea capaz de lograr. Mostrar la putrefacción de su alma.

Hay que tener el alma bien podrida para ser tan perverso y hay que tenerla muy parecida para seguirlo tal y como lo hacen los militares que le mantienen en el poder.

Cualquier otra explicación capaz y no se entienda. Otra explicación no podría ser defendida ni tampoco pasar el tamiz de la verdad.

Venezuela se hunde, el país mengua cada día que transcurre en manos de dictadores que sólo se interesan por el Dios dinero y por el poder.

Es por ello que jamás podrán optar por unas elecciones libres como opción, la maldad que han prodigado les execrará de por vida de la política y esa será una maldición que acompañará a sus descendientes por varias generaciones.