Régimen de Maduro evade sanciones internacionales con venta de oro

El régimen de Nicolás Maduro se encuentra acorralado entre las enormes deudas e intereses a cancelar a sus aliados de Rusia y China a la vez que lucha para mantener el financiamiento a Cuba a través de embarques de petróleo que ahora debe manejar con cautela ya que la producción continúa en picada y ya se ubica en una cifra cercana a los 750.000 barriles y apuntando a continuar en fuerte declive.

Redacción Venezuela al Día

Una grave denuncia ha realizado el diputado opositor Ángel Alvarado y es que señala la forma como el régimen trata de financiar su proyecto en base a la extracción de las reservas de oro que se depositaron en las bóvedas del Banco Central de Venezuela (BCV) “para evitar que se las robaran”.

Y es que el régimen de Maduro actúa con total impunidad disponiendo de los recursos de los venezolanos pero no para desarrollar proyectos y obras que beneficien a la ciudadanía común del país sino para continuar con la política de realizar pagos a los militares y asegurar así su “lealtad” amén de seguir financiando al régimen que gobierna en Cuba desde hace seis décadas.

En lo que en argot criollo se puede denominar como una “raspada de olla”, Maduro y su “corte de los milagros” no se detienen ante nada y como “elefante en cristalería” están dispuestos a agotar las reservas que quedan antes de irse del poder para desea manera tratar de asegurarse una impunidad que necesitan tras cometer todo tipo de tropelías contra la nación y sus ciudadanos.

En medio del secretismo que caracteriza al régimen, la contraloría ha desaparecido totalmente, no hay cifras de los entes oficiales y no se cumple con el mandato constitucional que exige a los gobernantes rendir cuentas transparentes de su gestión mediante publicación de una información a la cual puede acceder cualquier ciudadano.

El chavismo desplaza todos esos preceptos en dirección opuesta, cada día hay menos información disponible y se amenaza o hasta puede ocurrir una “desaparición forzosa” a quien pretenda indagar acerca de esos movimientos.

Es por ello que no hay precisión al momento de determinar el gigantesco expolio a las arcas de la nación. El chavismo controla los aeropuertos de manera que cualquiera de sus aeronaves puede desplazarse sin necesidad de un registro de sus vuelos y la rampa presidencial ha servido en ocasiones hasta para el embarque y traslado de mercancías ilegales.

Es la corrupción galopante en un medio pervertido que no rinde cuentas a nadie y en esa manos están los recursos de los venezolanos.

Con información de Reuters.