De la pobreza a la fama mundial: La historia de Tyrion de Game Of Thrones

Cortesía

Peter Dinklage logró superar las burlas y sus propios complejos por su estatura, para convertirse en uno de los actores mejor pagados en la actualidad e incluso ser considerado un sex symbol por las mujeres que quedan impresionadas por su personalidad arrolladora y carismática.

Con información de Infobae.

El actor que da vida a Tyrion de Game of Thrones nació en Morristown, un pueblo de Nueva Jersey, en una familia de pocos recursos. Su padre era vendedor de seguros y su madre maestra de música.

Y desde pequeño supo que padecía acondroplasia, condición que afectaba el crecimiento de sus piernas y brazos, pero que no le impediría cumplir sus sueños y objetivos, ya que su familia siempre le inculcó la confianza necesaria para lograr lo que se propusiera, a pesar de su 1,34 metros de estatura.

“Nunca hablé de mi estatura con mi familia. No había nada que explicar. Es como tener que explicar tus manos. Creces con ello, es parte de ti, no es algo que aparece de repente una noche, como por ejemplo una enfermedad”, declaró alguna vez para Rolling Stone.

Y desde pequeño supo que padecía acondroplasia, condición que afectaba el crecimiento de sus piernas y brazos.

Los escenarios le llamaron siempre la atención. A los seis años y junto con su hermano mayor, tocaba el disco de los Who Quadrophenia con latas de atún.

“Hacíamos todo el disco y vendíamos entradas. Poníamos los altavoces bocabajo en el suelo de arriba para que la música sonara a través del techo”, agregó el actor de 49 años.

Su adolescencia transcurrió, según él, como la de cualquier adolescente. Sus padres se esforzaron por normalizar su condición y así consiguieron crear una personalidad imponente y carismática, pero no lograron evitar algunos complejos o burlas que le amargaron un poco el carácter.

Los escenarios le llamaron siempre la atención. Junto con su hermano mayor, tocaban el disco de los Who Quadrophenia con latas de atún

Tras concluir sus estudios en Teatro en la escuela de Delbarton, se mudó a Nueva York, donde tuvo varias dificultades económicas para pagar el alquiler. En sus primeros años compartió el apartamento con amigos, durmió en el suelo, se hospedó en otro sin calefacción y hasta compartió el piso con ratas.

Su primer papel de manera profesional fue en la película independiente Living in Obliviony por mucho tiempo se declaró en contra de interpretar un papel de duende, por considerarlo inferior a sus capacidades y ser la burla de su enanismo.

“Fui demasiado específico. No tenían la imaginación para enviarme en audiciones para cosas que no fueron escritas para un enano”, dijo.

Así que se involucró en proyectos independientes tanto en cine como en teatro que le permitieron formarse como actor, hasta que llegó el papel que lo catapultaría al estrellato: Tyrion Lannister en Game of Thrones.

Sus padres se esforzaron por normalizar su condición y así consiguieron crear una personalidad imponente y carismática

Peter Dinklage asumió este personaje adaptado sólo para él como una:  “versión mucho más arrogante de mí mismo”.

“Si él no hubiera aceptado el papel, oh, muchacho”, dijo George RR Martin, el autor de la saga que también declaró para Rolling Stone que Dinklage era la única opción para encarnar a Tyrion.

Su atractivo también ha sido un detonante de su fama. Muchas personas a su alrededor lo han declarado como un sex symbol que ni él mismo reconoce.

Su esposa, la directora de teatro Erica Schmidt, señaló para la misma publicación: “A Peter le encanta flirtear y lo hace muy bien. Últimamente las mujeres han estado casi lamiéndole la cara”.

Y agregó: “Pero lo que es frustrante es que Pete es un tipo increíblemente guapo, encantador y divertido, pero cuando hace una revista o algo así, dice: ‘¿No es increíble que mida cuatro pies y cinco pulgadas y sea sexy?’ Ya sabes, eso es lo que Pete es”.

Su esposa, la directora de teatro Erica Schmidt, señaló para la misma publicación: “A Peter le encanta flirtear y lo hace muy bien. Últimamente las mujeres han estado casi lamiéndole la cara”

Esta versión ha sido corroborada por otros personajes. David Benioff, cocreador de la serie de HBO, dijo “durante una cena miré a mi alrededor y vi que todas las mujeres, incluida la mía, concentradas en sus palabras, hechizadas”.

“Su encanto es irresistible. Una vez, mi madre, que es muy inglesa, fue a verme al rodaje de la serie y nunca la había visto sonrojarse tanto como cuando se puso a hablar con Peter. Su ingenio es más agudo que el de Tyrion”, declaró alguna vez su compañera de reparto, Emilia Clarke.

A estos comentarios se suman los de cientos de fanáticos en redes sociales o de la propia Sophie Turner, quien encarna a Sansa Stark, que alguna vez señaló: “Tengo suerte de estar casada con Peter Dinklage en la serie. Ojalá estuviera casada con él de verdad. Tiene un atractivo sexual innato. Nada más con verlo aprendí a actuar con mis ojos”.

Todos estos cumplidos son tomados con humor por Peter Dinklage que ha respondido: “A ver, ¿dónde estaban cuando yo iba a la escuela? Demasiado tarde, señoritas”.