Sntp alerta que la libertad de expresión en Venezuela tiene nuevos verdugos

La libertad  de expresión en Venezuela es un grave riesgo para un régimen al cual no le importa tanto que los delitos ocurran, le importa más que no haya ni ocurra la divulgación pues ello le “da mala imagen”. Para evitar esto ha designado a nuevos elementos que se encarguen de “matar al mensajero”.

Redacción Venezuela al Día

En cada proceso de protestas desarrollado en Venezuela se ha podido apreciar que, cada vez más, los periodistas son objeto de violencia. Esto se podía apreciar con anterioridad, pero a partir de 2014, los casos se fueron multiplicando exponencialmente.

Para ese año las agresiones fueron eventuales y quienes las llevaron a cabo portaban uniformes de la Guardia Nacional y de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Pero a medida que avanzó el tiempo y la posibilidad de identificar a los agresores a fin de establecer responsabilidades (aunque nunca sanciones) la presencia de esos cuerpos de seguridad ha sido substituida por la de tres elementos emblemáticos del régimen; Sebin, Dgcim y los Colectivos.

Aunque los dos primeros mencionados actúan dentro del estatus de “Cuerpos de seguridad” del Estado, el manto de opacidad en cuanto a sus actuaciones se hace evidente puesto que actúan en función de realizar detenciones con incomunicación incluida violando todo el precepto constitucional de un solo plumazo.

Esto se ha expuesto en un foro realizado en la Asamblea Nacional con la ponencia de Marcos Ruíz,  secretario del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp)  quien aseguró que la libertad de expresión y el ejercicio del periodismo en Venezuela tienen nuevos verdugos. Explicó que ahora la Dgcim, el Sebin y los colectivos son los que practican las detenciones, roban y agreden a los periodistas.

“Hasta el año 2018 esa era una tarea exclusiva de la GNB y de la PNB”, dijo Ruiz.

Las agresiones por parte de estos elementos se ha incrementado hasta el punto de registrar, durante lo que va de año, un total de 260 agresiones contra periodistas y la libertad de expresión en el país.

Ruíz precisó que “La cifra es superior a la que se registró durante todo el año 2018”.

Otro de los aspectos que se ha registrado, en detrimento del ejercicio del periodismo y de la libertad de expresión en Venezuela es que 40% de las detenciones a periodistas se ha llevado a cabo en los alrededores del Palacio de Miraflores.

Tambien se ha mencionado que, en lo que pareciera ser algo planificado desde el régimen, resulta sumamente capcioso el hecho de que los apagones provocan a la vez un apagón total en las comunicaciones ya que no hay operación de ningún medio o elemento que permita transmitir información alguna.

Con información de CD: