Así se produjo la compra de cien cisternas por las que PDVSA pagó y nunca recibió los vehículos

Por este caso fueron imputados nueve directivos de la empresa a la que el Ministerio Público catalogó de fantasma, por nunca haber entregado al país los tráiler que, supuestamente optimizarían el abastecimiento al Sector Eléctrico Nacional.

Maibort Petit / Venezuela al Día

El 8 de marzo de 2010, Bariven compró para PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A. un lote de cien unidades cisternas para combustible líquido, los cuales fueron cancelados y, para el año 2016, 57 de estos vehículos permanecían en las instalaciones del fabricante en México, sin que hubieran podido ser trasladadas a Venezuela por impedimentos legales para su nacionalización, según era el alegato esgrimido por los responsables.

Cabe destacar la confusa negociación, por cuanto en las distintas comunicaciones que a continuación se presentan a consideración de nuestros lectores, se hace referencia a que la empresa china Surpass Commercial Corp Ltd. informaba del hecho de que parte de las cisternas se encontraban listas y sin ser retiradas, aun cuando la negociación había sido suscrita con Armadora Carrocera Caban S.A. de C.V. ubicada en Monterrey, México, a la que se le habían efectuado los pagos.

Se trataba del contrato identificado con el número 1300153908 otorgado por adjudicación directa para la “Adquisición de cien cisternas para complementar y consolidar la flota de PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A. y fortalecer el abastecimiento al Sector Eléctrico Nacional”.

Es curioso, además, un correo intercambiado entre Ottavio Cautilli de Surpass Commercial Corp Ltd. con el empresario Roberto Rincón de Tradequib —procesado y condenado por hechos de corrupción en una corte de Houston, Estados Unidos— en el que le informaba de la situación.

Llama también la atención la existencia de informe de inspección emitido por la empresa mexicana Trailers y Tanques de Aluminio S.A. de C.V. (TYTAL), sobre los referidos cisternas, en el cual formularon una serie de observaciones sobre fallas y defectos de las unidades, por los cuales recibió un pago por la evaluación y reparaciones hechas, aun cuando la responsabilidad se supone debía corresponder al fabricante.

Cronología de las evidencias del caso

El 25 de julio de 2013, Ottavio Cautilli ([email protected]) remitió un correo electrónico a Roberto Rincón ([email protected]) para informarle de 62 unidades que se encontraban en fábrica listas para su despacho desde hacía tres años para la fecha.

Sobre este correo se observan una serie de notas manuscritas dirigidas a Jesús Luongo, Carlos Ortega y Julio García con la advertencia de que había que investigar este caso, pues las unidades se encontraban pagadas y listas en México en espera de que fueran transportadas a Venezuela.

Se subrayaba en las notas al margen el nombre de Roberto Rincón, acusado y condenado en Estados Unidos —como ya hemos referido— por hechos de corrupción en contra del patrimonio de PDVSA, cuyos fondos fueron “lavados” en territorio norteamericano.

El 3 de septiembre de 2013, Bariven, la filial de Petróleos de Venezuela S.A. encargada de las compras de la estatal, emitió la comunicación BRV-MO-CO.002/BRV-MO-CO007 relativa a la compra efectuada en el exterior-PSBV por USD 18.697.450.

Dicha justificación de compra versaba sobre la adquisición de 100 camiones tanque de 10 mil litros, 14 mil litros y 18 mil litros por adjudicación directa, sin que para ello operara emergencia alguna que la respaldara.

El documento fue elaborado por el analista de procura, Nefi Verguez y revisado por el superintendente de procura, Eulidise Oliva, el gerente general de procura centro, Carlos Naveda, el gerente general de la Empresa Nacional de Transporte S.A., Roberto Korsakas, y la gerente general de procura, refinación, comercio y suministro, Concepción Puglisi.

Jesús Luongo, director ejecutivo de refinación/director de Bariven S.A. y quien debía aprobar la compra, Ower Manrique, presidente de Bariven S.A., no firmaron la orden.

Foto: Maibort Petit

El 4 de agosto de 2014, José Maestre Salazar, gerente de Finanzas encargado de PDVSA Empresa de Nacional de Transporte S.A., dirigió una comunicación a Ana Bordonaro, consultora jurídica de PDVSA con copia a Julio García, Robert Korsakas y Samuel García, para remitirle los soportes por ella solicitados con respecto al caso de las cisternas Caban-PDVSA ENT.

Se trataba de una transferencia por USD 3.980.000, de fecha 27 de enero de 2011 e identificada con el código 495 a favor de Armadora Carrocera Caban S.A. de C.V.

La remisión de tales soportes correspondía al Aviso de pago 1501822063 emitido el 3 de enero de 2011 por PDVSA Petróleo S.A. a favor de Armadora Carrocera Caban S.A. de C.V., por USD 3.980.000, los cuales debían ser acreditaos a la cuenta 880234091 en el JP Morgan Chase Banck.

En la misma fecha, Maestre remitió otro correo a Bordonaro en el que le informaba que siguiendo instrucciones de la líder de negocios internacionales, Jayza González, solicitaba información de la primera empresa a la que se le había hecho el primer pago por la compra de cien cisternas, así como de toda la documentación correspondiente a dicho pago.

Previamente, Bordonaro había solicitado los datos a la consultoría jurídica, órgano que al no contar con la información, la redirigió a Maestre para que la suministrara.

Foto: Maibort Petit

Al parecer existía una total desinformación respecto a la empresa que había recibido el primer pago por la compra de las cisternas y Bordonaro había pedido a la consultoría jurídica de PDVSA ENT, a cargo de María Visáez, el informe respectivo.

Foto: Maibort Petit

 

El 23 de julio de 2014, María Visáez había notificado a Bordonaro que no existía cesión de derechos a PDVSA y/o PDVSA ENT S.A., advirtiendo que el único documento para la revisión y visto bueno de que disponían era la cesión remitida a la Consultoría Jurídica corporativa.

Precisó en primer término Visáez, la notificación de otorgamiento de adjudicación de fecha 8 de marzo de 2010 y, en segundo término, la notificación de la gerencia en la misma fecha para otorgar la adjudicación a la empresa Armadora Carrocera Caban S.A. de C.V. del contrato denominado: “Adquisición de cien cisternas para complementar y consolidar la flota de PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A. y fortalecer el abastecimiento al Sector Eléctrico Nacional”, identificado con el número 1300153908 que había sido enviado en su oportunidad con todo el expediente a Manuel Coronado.

Insertar Imagen caso cisternas 11

Esta había sido la respuesta a una comunicación del 18 de julio de 2014 que Anna Bordonaro le había remitido a Visáez, para que remitiera copia de la notificación cesión de derechos derivados de la carta de adjudicación y del acta de inicio, suscritos por Armadora Carrocera Caban S.A. de C.V. y PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A.

El 1° de abril de 2015, Liseth Patino, remitió a Jesús Luongo Carlos Ortega, Julio García, una comunicación en la que le informaba que por instrucciones de Eulogio Del Pino, presidente de PDVSA para la fecha, le estaba enviando un correo electrónico de Ottavio Cautilli, de la empresa Surpass Comercial Corp Ltd. de China, en la cual manifestaba la existencia de 62 unidades en fábrica listas en México para despachar desde hacía 3 años, por lo que urgía investigar el caso.

El 9 de octubre de 2015, Cereza Montes, secretaria del Comité de Comercio y Suministro (Comsum) de PDVSA, remitió a Luis Molina, gerente de PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A., una comunicación en la que le informaba que ese organismo (Comsum), en su reunión ordinaria número 2015-026 de fecha 9 de octubre de 2015, respaldó el proceso de negociación de recursos financieros para la adecuación y recepción de 57 cisternas por USD 3.871.319 que cubrían el pago inmediato a la empresa TYTAL de USD 1.841.250 por concepto de almacenamiento y 50 por ciento del costo de adecuaciones y un segundo pago por USD 641.250 por costo de adecuaciones, el cual debía producirse al momento de la entrega del bien. Este pago se hacía por adjudicación directa. El pago también cubría el pago de los servicios de transporte y nacionalización de estos activos cuyos costos estimados ascendían a USD 1.338.819.

La comunicación indicaba que Bariven debía llevar a cabo un proceso de adecuación y recepción de las 57 cisternas y validar los montos correspondientes.

Asimismo se instruía para que realizara una visita al fabricante con un equipo técnico y, finalmente, proceder a los trámites legales pertinentes para cerrar el caso.

El 18 de diciembre de 2015, el entonces presidente de PDVSA, Eulogio Del Pino, hacía algunas observaciones al borrador de una comunicación que sería dirigida al Vicepresidente Ejecutivo de la República, Jorge Arreaza, para solicitar autorización para nacionalización y despacho de las cisternas a PDVSA ENT S.A.

Sobre el escrito, Del Pino en forma manuscrita advertía que no tenía claro si lo solicitado al despacho de Arreaza eran sus gestiones de buenos oficios o su autorización. Esto en virtud de la confusa redacción de la carta que rezaba que la finalidad de la misma era “notificar y solicitar de su amable gestión todo el apoyo incondicional para el caso”.

Se exponía que PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A., filial de Petróleos de Venezuela S.A., adquirió 300 cisternas para el transporte de combustibles líquidos a nivel nacional. Se refería que a la fecha existían 57 unidades fabricadas en el año 2010 en México por la empresa Trailers y Tanques de Aluminio S.A. de C.V (TYTAL) —aquí se nombra a TYTAL como fabricante y no a la Armadora Carrocera Caban S.A. de C.V. con la que se suscribió el contrato— y por motivos de causa mayor PDVSA ENT S.A. no había efectuado el retiro de la dichas cisternas, las cuales permanecían en las instalaciones del fabricante.

Igualmente se advertía que no era posible realizar la nacionalización de las cisternas por haber sido fabricadas estas cisternas en 2010. Se observaba que las disposiciones legales de arancel de aduanas de Venezuela estipulaban que solamente podían ingresar al país los vehículos nuevos y sin uso de cualquier marca y modelo, “siempre el año del modelo que asigna el fabricante o el año de fabricación coincida con el año en que se realice la importación o con el año subsiguiente”.

Por tales hechos —y de nuevo Del Pino subrayaba la confusa redacción— “agradecemos de antemano su autorización para ir a los organismos competentes a fin de concretar todos los trámites administrativos legales para nacionalización y despacho de cincuenta y siete (57) cisternas, con el objetivo de fortalecer la flota pesada de PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A. para la entrega oportuna de los combustibles líquidos en el mercado interno a nivel nacional”.

Foto: Maibort Petit

El 15 de marzo de 2016, Eulogio Del Pino, remitió una comunicación identificada con el número JDG-2016-00093, a Aristóbulo Istúriz, vicepresidente ejecutivo de la república para la fecha, solicitando su autorización para la importación y nacionalización de 57 cisternas para PDVSA ENT S.A.

Tal como en la carta anterior, se expuso cómo se había producido la compra de 300 cisternas de las cuales el señalado número se encontraba listo en México desde 2010 en las instalaciones del fabricante.

Informe de inspección de las cisternas

Existe un informe de inspección emitido por la empresa Trailers y Tanques de Aluminio S.A. de C.V. (TYTAL) sobre los tanques semi-remolques de 30 mil litros y tres compartimentos del cliente PDVSA en el que se formulan una serie de observaciones por irregularidades y defectos en las unidades cisternas para su corrección y reparación.

Entre las recomendaciones que la empresa hizo se encuentra la necesidad de que TYTAL revise y verifique exhaustivamente la colocación de válvulas de alivio y drenaje de manera correcta en todas las unidades cisternas fabricadas y en proceso de producción.

Foto: Maibort Petit

Había que mejorar las soldaduras externas aplicadas manualmente en chasis y tuberías de descarga, tanque.

Se debía eliminar el refuerzo aplicado a las cajas de válvulas de descarga y herramientas desde las paredes del cilindro.

Se debía canalizar, separar, sujetar los diferentes sistemas o circuitos (eléctrico-aire).

Los agujeros pasantes debían ser redondeados y colocarles pasantes de goma para reducir el desgaste por roce.

Foto: Maibort Petit

Se debía aplicar el remate adecuado en el filo de los parafangos delanteros, redondearlos o tomar alguna otra medida que eliminara los eventos no deseados.

Había que eliminar la aplicación de empates de anillos en las partes laterales del cilindro.

PDVSA Empresa Nacional de Transporte debía remitir a TYTAL-Monterrey-México un técnico en la materia a fin de trabajar en equipo con la planta de la adecuación de las observaciones y recomendaciones de las unidades en proceso.

Algunas de estas fallas se corrigieron, mientras otras hasta el momento de emisión del informe, estaban pendientes por verificación.

Las empresas

Surpass Commercial Corp Ltd. es, de acuerdo a lo que reza su página web[1], una compañía subsidiaria de China Poly Group Corporation. Fundada en 1992 con la aprobación del Ministerio de Comercio con un capital registrado de 100 millones de renminbi, RMB (moneda china).

La principal línea de negocios de la empresa es la importación/exportación y venta de equipos y materiales de petróleo y gas, productos petroquímicos, automóviles, maquinaria agrícola, dispositivos médicos, equipos de comunicación ferroviaria y materiales de construcción. Ha “establecido relaciones comerciales a largo plazo con las 500 empresas más importantes del mundo como PDVSA de Venezuela, BASF de Alemania y ARKEMA de Francia. También cooperamos amistosamente con empresas famosas chinas como Sinotruk, CIMC, TISCO, China Zhongwang Holdings Ltd., SINOPEC, CNOOC, etc. Por lo tanto, construimos una excelente marca y reputación tanto en el mercado nacional como internacional”.

Su dirección es el 15/F, Poly Plaza, 14 Dongzhimen Nandajie, Dongcheng District, Pekín, P.R. China. Sus teléfonos son 0086-10-65919291, 0086-10-65019493 y su código postal el 100027.

Entretanto, el portal Hotfrog refiere que la empresa Armadora Carrocera Caban S.A. de C.V. está dedicada a la “fabricación y desarrollo de equipo para transporte, equipos para el manejo de basura, sistemas integrales para el transporte de personal, desarrollamos soluciones acorde a sus necesidades y presupuesto, contamos con una amplia gama de productos y servicios que estamos seguros serán de su agrado. Como son cajas secas, cajas compactadores de basura, camiones recolectores, mini recolectores de basura. En la división de productos para basura, o manejo de desechos, contamos con toda una serie de productos que le ayudaran a solucionar sus problemas de basura, desde un simple carrito de barrendero, hasta una completa planta de separación y reciclado, le brindamos asesoría y capacitación para que su inversión sea la más rentable. Ya que nuestro equipo le apoya desde el proceso de recolección hasta el confinamiento final”.

El domicilio de la compañía es Francisco Madero N° 313 A, Colonia San Antonio, Melchor Ocampo, México, 54880. Sus teléfonos son 01 55 5878 5672 y 01 55 5878 3821.

El 19 de septiembre de 2018, el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, responsabilizó a esta empresa por no haber entregado cien cisternas por cuya construcción había sido contratada y por la cual se cancelaron los supuestos servicios prestados, al tiempo que también solicitó la detención de nueve directivos de la estatal petrolera , imputadas por la compra de 100 cisternas para el transporte de combustible que nunca fueron entregadas a PDVSA.

Las órdenes de aprehensión que la Fiscalía 26º a cargo del caso se dirigieron a Pedro Jiménez, Carlos Brett, expresidentes y gerentes generales de la PDVSA Empresa Nacional de Transporte S.A.; Robert Korzaka, exgerente general de la empresa; Jesús González, subgerente administrativo del Distrito Barinas; José Márquez, gerente de Ventas Industriales; José Maestre, gerente de Planificación adscrito a Bariven y Mario Villamizar, gerente de mantenimiento de Flota de la División Boyacá.

Según el Ministerio Público, Armadora Carrocera CABAN, S.A. es una empresa de maletín que no existe físicamente.

Sobre Trailers y Tanques de Aluminio S.A. de C.V. (TYTAL)[3], el portal Grupos SSC refiere que es la “primera empresa mexicana en la fabricación de remolques, producción y diseño de maquinaria de alta tecnología. Consolidándose como el proveedor líder en el ramo de transporte de líquidos y combustibles. Teniendo presencia en Sudamérica y Estados Unidos; ofrece soluciones de transporte para productos a granel, poniendo a disposición del mercado tanques semirremolque en aluminio, acero al carbón e inoxidable para transportar tanto petróleo y sus refinados, como sólidos de baja densidad; satisfaciendo las necesidades más específicas de sus clientes, prestando sus servicios de alta calidad en el sector de transportes especializados”.

Saab informó que el daño patrimonial a PDVSA supera los USD 18.500.000 en 2010. “En ese año, la compañía decidió la compra por adjudicación directa de 300 cisternas a la empresa mexicana Trailers y Tanques de Aluminio S.A. Esto, a pesar de que antes se había adquirido unidades de transporte a empresas chinas. A la empresa se le hicieron dos adjudicaciones, por 100 y 200 cisternas, para completar la Flota de la Empresa Nacional de Transporte, filial de Pdvsa. Pagó primero un monto cercano a los 19 millones de dólares por 234 cisternas y se fueron entregadas 168 unidades”.