“Solo pensaba en la detención”: Los duros momentos que reveló esposa de Guaidó de su viaje

AFP

Fabiana Rosales, esposa del presidente de la Asamblea Nacional (AN) Juan Guaidó, señaló este miércoles que lo ocurrido desde el pasado 23 de febrero, desde su ida y entrada del país,  ha sido “una película o una serie de Netflix nada más con la salida de Venezuela“.

 

Redacción Venezuela al Día

En una entrevista con la periodista Shirley Varnagy, transmitida por el Circuito Onda La Superestación este miércoles, Rosales narró que “pusimos en riesgo nuestra libertad y nuestra vida al momento de salir“ del país, en vísperas del 23 de febrero, día que se esperaba entrara la ayuda humanitaria, sin embargo, una parte fue quemada.

“Nuestro objetivo era llegar a Colombia y ser parte de los voluntarios que contribuirían con la entrada de la ayuda humanitaria. Nosotros logramos salir y entrar porque hubo muchísima gente que colaboró. Los que quizás uno pensaba que nunca estarían con nosotros, hoy lo están”, sumó.

“Cuando vimos cómo se quemaba la comida y las medicinas, nos llenamos de fuerza para continuar luchando. No dejar entrar la ayuda humanitaria fue una barbarie”, expresó.

“No les pedimos a los militares que se vayan de Venezuela, les pedimos que luchen junto a los venezolanos. Las amenazas fueron muy duras. Amenazas de muerte, a nosotros y los miembros de nuestra familia“, destacó.

En cuanto a la llegada a Venezuela, contó que tenía un escenario que “no ocurrió. En mi cabeza el escenario era la detención. Nos bajamos del avión y estábamos solos, no había nadie, no pasaba nada. Los funcionarios se pusieron del lado correcto“.

“Cuando vemos la cantidad de gente que nos estaba acompañando y al cuerpo diplomático que nos estaba esperando, los miedos se desvanecieron. El funcionario en el aeropuerto solamente nos sonreía”, agregó.

Resaltó que la gira internacional “hizo darme cuenta de que el mundo nos reconoce. Sí está pasando, es realidad, estamos logrando muchísimas cosas. Es muy bonito sentir el apoyo de la gente, cuando estas en la calle y llega alguien con ese abrazo fraternal”.

“Si yo tengo que sacrificar tiempos de tranquilidad por la sonrisa de los demás, yo lo voy hacer. Juan es Juan Guaidó en cualquier escenario. El siempre es así, con ese temple con esa entereza y con esa paz. Siempre ha sido el mismo”, puntualizó.