Marco Rubio “trolleó” a Diosdado y Maduro por obesos

Marco Rubio

El sobrepeso de Nicolás Maduro no es algo que pase desapercibido, sobre todo en Venezuela donde la escasez de alimentos ha llevado los índices de desnutrición en la población a niveles históricamente bajos.

Redacción Venezuela Al Día

La obesidad de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, quienes se aferran al poder, tampoco pasó desapercibida para el senador del estadounidense estado de Florida Marco Rubio, quien comentó durante una entrevista: “Yo no me explico como en un país en que las personas se están muriendo de hambre, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello puedan pesar tanto, parecen refrigeradores. Suena gracioso pero es la realidad”.

Indicó que, a pesar de que su acusación podría sonar graciosa, se cuestionaba seriamente de dónde sacaban el dinero los dirigentes oficialista para mantener su peso en un país con fallas en el sistema alimentario para los ciudadanos.

Conductor colombiano traslada de forma gratuita a caminantes venezolanos (Video)

“¿De dónde sale todo ese dinero? En serio, es alarmante la desproporción entre las miles de personas que mueren de hambre y esas personas que padecen de sobrepeso y posibles afecciones cardíacas”, señaló Rubio.

No es la primera vez que Rubio hace referencia la tema, pues a principios del año pasado, preguntó publicamente sobre la talla de Diosdado, con la idea de ir preparando el uniforme que este tendría en prisión.

Marco Rubio a Diosdado : “¿qué talla de uniforme es la que usas en estos días? ¿Extra Grande o XXL? sólo quiero estar seguro de que estés lo más cómodo posible”, fue lo que publicó rubio acompañado de una foto referencial donde muestra a unos privados de libertad.

Más trolleo

Los usuarios de redes sociales en miles de ocasiones han hecho referencia al tema del sobrepeso de Maduro y el video reciente corriendo junto a militares en un ejercicio de tropas, puso una vez más en evidencia sus condiciones físicas, las mismas que sirvieron para elaborar creativos memes, como el de “kool Aid”, asociándolo con un comercial de televisión de los años 80 en el cual un hombres disfrazado de una gigantesca jarrota de una bebida colorante, acudía al llamado de la población para saciarles la sed (algo que obviamente no se le puede atribuir a Maduro).