Venezuela para Dummies, por Laureano Márquez

venezuela
El nuevo diario

Fuera de Venezuela, a muchos les cuesta comprender lo que sucede en nuestro país. Es común ver a comentaristas en los espacios de opinión e incluso a sesudos analistas que siguen sin enterarse de lo que acontece en la patria de Bolívar. No es de culpar -incluso a los que llevamos 20 años padeciendo esta tragedia, nos cuesta-, pero es menester ayudarles. Vamos a ver: ¿Es Venezuela una dictadura?

Redacción Venezuela al Día 

En primer lugar debemos señalar que hay que distinguir cuando hablamos de democracia entre legitimidad de origen y legitimidad de ejercicio.

Esto es: para que un gobierno sea considerado democrático, no sólo debe provenir del voto popular, sino también comportarse conforme a los principios que dan sentido a la democracia, a saber: no encarcelar al que piensa diferente, no asesinar al que protesta, no torturar prisioneros, tolerar la expresión libre del pensamiento, respetar las minorías, cumplir la Constitución, acatar la división de poderes, entre muchas otras cosas. Nicolás Maduro en Venezuela ha perdido ambas legitimidades.

Foto: cortesía

Ni gobierna de manera democrática, ni cuenta con el respaldo popular.

¿Como es eso -me preguntara usted, querido Dummie-, si el año pasado ganó unas elecciones? Pues mire usted, le explico: efectivamente, en el año 2018, Maduro convocó a una elecciones presidenciales que “ganó” con el 67% de los votos (casualmente el mismo porcentaje que obtuvo Pinochet en el plebiscito de 1980, pura coincidencia). Las elecciones fueron desconocidas por la oposición y la comunidad internacional.

foto: Cortesía

¿Y por qué?, pues bueno, le explico con un ejemplo a ver si le queda claro a la gente de Podemos en España, por nombrar a algún grupo de los que menos entienden (o quizá entienden muy bien): en 1966 Francisco Franco ganó un referéndum en España para seguir en el poder, ganó con el 98% de los votos a favor suyo, ¿diría usted por tal razón que Franco no era un dictador?, pues es exactamente lo mismo, las elecciones venezolanas fueron tan poco transparentes como las de Franco en 1966, realizadas con la misma parcialidad, con similar exclusión de las opciones contrarias e idéntica presión sobre los votantes.

Fuga del oro venezolano: La ruta de un saqueo oficial

Venezuela es una dictadura, tanto como la de Pinochet y la de Franco, aunque a muchos les cueste entenderlo porque la hallan más simpática y próxima ideológicamente.

Puede leer el artículo completo a través del siguiente Enlace