¿Por qué la espuma siempre es blanca aunque el jabón es de color?

En el día a día de cada persona siempre surgen preguntas acerca de cosas sumamente sencillas pero que no logramos encontrarle una explicación lógica, esta es una sensación que nos acompaña de forma permanente y por los más diversos motivos.

Sucede que muchas personas procuran tomar baños con jabones en gel o pastillas esperando seguramente que la espuma que se llegue a producir llegue a ser del mismo color del jabón que se está usando, sin embargo, por mas que se hayan esmerado en adquirir un producto de alta concentración se encontrarán con que la espuma producida será blanca.

¿A que se debe esto?

Para entender bien lo que pasa y que no te lleves otro chasco igual, te vamos a dar la explicación de por qué sucede este fenómeno físico, cuya realidad es muy sencilla, y también cómo es posible conseguir que cambie este hecho y obtengamos un divertido baño con espuma de colores.

Hoteles acuden a novedoso sistema para evitar el robo de artículos de higiene

La espuma se forma a partir de los siguientes componentes básicos, que son aire, agua líquida y gel o jabón, formando un conglomerado que se encuentra integrado por esferas de agua con una mínima cantidad de jabón y rellenas por el aire, las cuales al llevar tan poca cantidad de gel, son transparentes, lo que hace que cuando la luz incide sobre las citadas esferas, se produzcan múltiples reflexiones de esta sobre la superficie de la burbuja que es transparente, dispersando la luz que se ve blanca.

Esto también es debido a que el uso del jabón es más corriente para formar burbujas que para darles color a estas, por lo que con suerte se formará una gran cantidad de espuma, pero eso sí, de color blanco, por los motivos que ya hemos visto.

Pero, ¿qué podemos hacer para conseguir que esta espuma tenga color aunque sea un ligero matiz? La respuesta es sencilla, si el color blanco se debe a que el jabón está presente en una cantidad mínima, la solución es comprar un gel que tenga un color intenso y aumentar considerablemente la cantidad que le añadimos al agua mientras se disminuye la cantidad de esta al llenar la bañera. Por tanto, cuanto más jabón y menos agua, más probabilidad de que la espuma adquiera color según deseemos y a tenor del que estemos usando.

Tomar un baño es un placer que todos podemos disfrutar pero sí además lo podemos tener con bonitos colores y buen aroma, mucho mejor.

Tambien es importante diferenciar del concepto de baño. En muchas partes de la región de Latinoamérica, tomar un baño consiste en lo que en otros países es llamado “tomar una ducha”. Ello para diferenciar entre este proceso y el de sumergírse plácidamente en una tina con agua.