Un desesperado Maduro pide ayuda a organismos internacionales para abrir diálogo

“Patadas de ahogado” es lo que puede dar un gobierno de facto, que se le venció la renta y le corresponde desocupar el espacio después de la perversa gestión de seis años en los cuales se esmeró por acabar con la economía y las condiciones de vida de los ciudadanos en Venezuela.

Redacción Venezuela al Día

El gobierno usurpador trató por todos los medios y sin conseguirlo, encontrar legitimidad a su farsa del 20 de mayo de 2018. Inmediatamente después, realizaron un acto de juramentación que ni ellos mismos se creyeron por lo cual han vuelto a realizarlo este 10 de enero.

Ante el rechazo mundial de países y organismos, la trama se montó  con el delincuencial TSJ y los títeres del CNE y otros “poderes” dependientes de la voluntad del ilegítimo.

Colombia se apega al respeto territorial y sostiene que Maduro es ilegítimo

Este sábado 12 de enero, se convocó a una reunión con representantes de la ONU en el Palacio de Miraflores tratando de lograr algún viso de legitimidad a un gobierno que trata de imponerse “poniéndole una pistola en la cabeza” al pueblo venezolano.

Y esta afirmación no es exagerada puesto que han obligado a la Fuerza Armada Nacional a prestar juramento no a la constitución que han derogado de facto sino a Nicolás Maduro quien pretende, con su talante totalitario, disfrutar de seis años más de tropelías en contra del pueblo venezolano.

Según el dictador de facto expresó a los representantes del organismo  “He incluido en el Plan de la Patria 2019-2025 todos los objetivos, políticas y acciones acordadas por la ONU en la agenda 2030”.

Se pudo conocer que en la reunión, aparte de representantes de la ONU estuvieron tambien presentes representaciones de Unicef, de la OMS y OPS, de la OIM, del PNUD y de la FAO en el Palacio de Miraflores, allí Maduro trató de persuadir a las representaciones para que sirvieran de puente a fin de convocar a un gran diálogo nacional “La ONU nos tiene que ayudar mucho en el diálogo nacional, por la paz, armonía, coexistencia (…) ojalá más temprano que tarde haya criterios favorables que nos conduzcan al diálogo y entendimiento superior para el país”. Alli puede percibirse que busca desesperadamente un compás para ganar tiempo y no cumplir lo que determina la Constitución de 1999.

Contrario a su talante amenazador y de “guapetón de barrio” que emplea para dirigirse al país, Maduro planteó a las delegaciones que “Es necesario que cese la diatriba estéril e innecesaria que trata de escalar hacia una situación de confrontación total, debemos atajarla a tiempo y promover un gran diálogo. Ojalá la ONU cree en privado las condiciones para un gran diálogo de paz”.

Con información de AlbertoNews