¿Qué pasa si la Fuerza Armada le quita el apoyo a Maduro?

Fuerza Armada

Pese a los señalamientos de ilegitimidad por parte de opositores y gobiernos extranjeros con respecto al nuevo gobierno de Nicolás Maduro, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana prometió lealtad absoluta al régimen.

Redacción Venezuela Al Día

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, leyó un comunicado junto a una parte del Alto Mando militar en el cual ratificaron su apoyo a Maduro que luego juró al cargo ante el TSJ.

¿Pero qué sucedería si Maduro pierde el respaldo de las Fuerzas Armadas Venezolanas?

Ya lo había señalado el exiliado expresidente del Parlamento, Julio Borge, quien considera que la FFAA es “el último eslabón” para lograr la caída de Maduro.

“Ya el pueblo de Venezuela y las democracias del mundo desconocieron a Nicolás Maduro, solo falta que la Fuerza Armada lo haga. Este es el último eslabón que falta para lograr el desenlace democrático que todos queremos en Venezuela”, indicó.

Asimismo, el coordinador nacional de Primero Justicia aseguró que existe un divorcio entre la Fuerza Armada y Maduro, pero lo que impide que la FANB se sume al cambio es la represión y el miedo que imponen agentes cubanos dentro de los cuarteles. “Dentro de la Fuerza Armada venezolana hay un espíritu democrático, que quiere libertad y cambio, solo que el clima de represión, persecución y tortura que han impuesto los cubanos dentro de la FANB es sumamente sofisticado”, sostuvo.

“No se equivoquen”, suele responder Padrino a esos planteamientos. En un contexto en que pocos escapan a la escasez de alimentos y medicinas y a la hiperinflación, unos 4.309 efectivos abandonaron las filas de la Guardia Nacional en 2018, según una lista filtrada desde el organismo y citada por Control Ciudadano.

Un Maduro paranoico y desesperado en cadena nacional llama a luchar contra la ‘desestabilización’

La ONG estima que unos 10.000 miembros de la Fuerza Armada pidieron la baja desde 2015. Para Salamanca, altos oficiales se debaten entre “seguir con Maduro a riesgo de hundirse con él” o “salvar el pellejo” sometiéndose a la justicia de países como Estados Unidos, que sancionó a varios militares con prohibición de ingreso a ese país y confiscación de bienes.

“Las sanciones van a apretar a los miembros de la familia, a los hijos, y les va a poner la vida dura, los van a obligar a volver a Venezuela o negociar con los países que están tras esto, a cambio de delaciones. Esto podría vencer la resistencia interna”, señala.

Pese al empeño por mostrar una Fuerza Armada monolítica, el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, admite que el “diablo” ronda los cuarteles.

Dos generales figuran entre los 25 detenidos por un presunto atentado contra el mandatario el pasado 4 de agosto, cuando dos drones cargados de explosivos estallaron cerca de una tarima donde encabezaba un acto militar. Unos 180 efectivos fueron detenidos en 2018 acusados de conspirar contra el gobierno, según San Miguel.

“El gobierno venezolano ha arremetido brutalmente contra militares acusados de conspiración”, denunció José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. En septiembre último, ‘The New York Times’ reveló que diplomáticos estadounidenses se reunieron con militares que tramaban un golpe de Estado finalmente abortado.

Posterior a ello, el presidente Donald Trump dijo que si los uniformados quisieran podrían derrocar a Maduro, quien denuncia que la Casa Blanca tiene listos 120 millones de dólares para “comprar” oficiales.