Estados Unidos y Canadá califican de “usurpadora” la toma de posesión de Maduro

Foto: Washington Examinator

Este viernes, , Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos indicó que  la toma de posesión de Nicolás Maduro de este jueves ante el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela es una ilegítima usurpación de poder.

Redacción Venezuela al Día

Asimismo, a través de un comunicado, la cancillería de Canadá  afirmó que rechaza el nuevo mandato inconstitucional de Nicolás Maduro, en este sentido Chrystia Freeland, Ministra de Relaciones Exteriores expresó “Hoy, el régimen de Nicolás Maduro pierde cualquier apariencia de legitimidad restante”.

En ese mismo orden de ideas Freeland, manifestó que  “Habiendo tomado el poder a través de elecciones fraudulentas y antidemocráticas celebradas el 20 de mayo de 2018, el régimen de Maduro ahora está totalmente arraigado como una dictadura. El sufrimiento de los venezolanos solo empeorará si continúa aferrándose ilegítimamente al poder”.

Japón manifiesta su preocupación ante la investidura ilegítima de Maduro

Por lo tanto, Canadá junto con los otros países afines en el Grupo de Lima, rechaza totalmente la legitimidad del nuevo período presidencial de Maduro “Le pedimos que ceda inmediatamente el poder a la Asamblea Nacional elegida democráticamente hasta que se celebren nuevas elecciones, que deben incluir la participación de todos los actores políticos y seguir la liberación de todos los presos políticos en Venezuela” expresó Freeland.

Cabe destacar, que en respuesta directa a las acciones del régimen de Maduro ya son 70  los funcionarios del régimen  que han recibido sanciones por parte de Canadá, esto en colaboración con los otros cinco países de las Américas. Así como también ha tomado medidas para rebajar las relaciones diplomáticas y restringir el compromiso con Venezuela.

“Continuaremos tomando acciones más firmes, como acordaron los miembros del Grupo de Lima cuando nos reunimos la semana pasada en Perú”.

Por su parte, Estados Unidos reiteró su apoyo y respaldo a la Asamblea Nacional de Venezuela, para que a través de este órgano legitimo comience un proceso de transición y restauración hacia el orden constitucional y democrático, por medio de la elección justa y libre del pueblo venezolano.