Perú le cierra el paso a Maduro y respalda las decisiones de la Asamblea Nacional

AME3748. LIMA (PERÚ), 03/01/2019.- El canciller peruano, Néstor Popolizo (c), comparece en rueda de prensa hoy junto a sus pares del Grupo de Lima, en Lima (Perú). Los ministros de Relaciones Exteriores y delegados del Grupo de Lima, formado por catorce países americanos contrarios al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, instaron hoy al mandatario a no asumir su nuevo mandato presidencial, cuya legitimidad no reconocerán. EFE/ Eduardo Cavero

Este jueves, tras la juramentación inconstitucional e ilegítima de Nicolás Maduro, el Gobierno de Perú anunció las medidas adoptadas en contra del mandatario venezolano, al finalizar cualquier acuerdo diplómatico y negarle la entrada a ese país.

Redacción Venezuela al Día

En este sentido, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú en concordancia con la declaración del Grupo de Lima el pasado 4 de enero, manifiesto el llamado a consulta a Rosa Alvarez Nuñez, la Encargada de Negocios de la Embajada del Perú en Venezuela, así como la disposición de impedir la entrada al territorio peruano a Nicolás Maduro y a 100 miembros de su régimen y familiares más cercanos.

Asimismo,  tanto las autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) se han coordinado para dar cumplimiento a las medidas económico-financieras establecidas en la citada Declaración y obligar a los implicados a reportarse ante la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).Por lo tanto, se ha confirmado que las instituciones bancarias peruanas no mantienen relaciones de corresponsalía bancaria con instituciones financieras venezolanas.

EEUU no reconocerá a Nicolás Maduro y buscará aumentar la presión sobre el país

Por último, El Gobierno del Perú ratifica su pleno respaldo a la Asamblea Nacional elegida libre y democráticamente en diciembre de 2015, reiterando de esta manera que desconoce el nuevo período presidencial de Nicolás Maduro, reafirmando su inequívoca y firme condena a la ruptura del orden constitucional y del Estado de Derecho en Venezuela.  Manifestando además, que sólo a través del pleno restablecimiento de la democracia y el respeto de los derechos humanos, se podrá resolver la crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa ese país.