Fuerza Armada, el blindaje torcido y quebrado de Nicolás Maduro

Foto/Diario Las Américas

Nicolás Maduro asume este jueves otro período al frente de Venezuela, donde gobierna desde 2013. Tiene por delante 6 años más a los que no habría llegado sin su principal sostén: los militares.

Vía/ El Mundo

El presidente no cesa de agradecerles “tanta lealtad y disciplina” y los premia con vasto poder en el gobierno y la economía. Navega con sus generales en la misma balsa.

María Corina insta a Guaidó a asumir la presidencia de la república

La cuota militar en el Ejecutivo fue de 25% en tiempos del fallecido líder y teniente coronel Hugo Chávez (1999-2013). Con Maduro subió a 43,7% en 2017 y hoy se ubica en 26,4%, según la ONG Control Ciudadano.

Foto/Archivo

De 32 ministros, 9 son militares y dirigen carteras como Defensa, Interior, Agricultura y Alimentación, además de la petrolera PDVSA (que aporta 96% de los ingresos del país) y el servicio de inteligencia.

“Los ministerios ya no representan fuentes de riqueza como antes. Los militares prefieren manejar” la importación y venta de alimentos subsidiados, dijo Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano.

Foto/EFE

Un televisora, un banco, una ensambladora de vehículos, una constructora y una compañía minera, petrolífera y gasífera refuerzan la influencia de los militares, que según analistas creció a medida que Maduro se hacía más impopular.

No en vano el mandatario considera a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) la “columna vertebral” de un país que pasó de los más prósperos de América Latina a la peor crisis económica de su historia moderna.

Amplio control político

Además del respaldo militar, Maduro cuenta con amplio control político. El Parlamento es el único poder que el oficialismo no domina, pero fue sustituido en la práctica por una Asamblea Constituyente 100% chavista.

La cúpula militar pomposamente se declara “chavista, nacionalista y antiimperialista” y responde a Maduro con frecuentes declaraciones de lealtad.

En vísperas de la investidura, ignorando el llamado del Legislativo a respaldar un “gobierno de transición”, el alto mando expresó su “irrestricto apoyo” a un presidente considerado ilegítimo por Estados Unidos, la Unión Europea y varios gobiernos latinoamericanos, entre ellos la Argentina.

Siga leyendo en Clarin