Maduro juega con los venezolanos con sus perniles del “nunca jamás”

Archivo

Este año el venezolano se enfrentó a uno de los índices de hiperinflación más altos de la historia, provocando que un aproximado de 3 millones de ciudadanos huyeran del país, también observó como el valor del dólar superó la barrera en el mercado paralelo, y fue testigo de cómo cada una de las promesas del Gobierno se las llevaba el viento.

Redacción Venezuela al Día

Ni los 5 ajustes salariales que se hicieron en el año, ni la reconversión monetaria de fuerte a soberano, ni “el plan de recuperación económica” surgieron efecto, porque aunque el gobierno haya creado “petros” o el propio Maduro se pare de cabeza, nada logró detener la fuerte crisis que golpeo por todas partes al venezolano.

Promesas y más promesas, se escucharon desde la silla de Miraflores durante estos doce meses, tiempo suficiente para recapacitar y darse cuenta de que las políticas y acciones aplicadas por el gobierno, ni sirvieron ni servirán.

Las tradiciones quedaron en el pasado

Realmente la preocupación en estos últimos dos meses del  Venezolano, es que lamentablemente, el sueldo no alcanza para nada, por muy anclado que este al “petro”, tampoco sirvieron las dos lochas de aguinaldos que a duras penas alcanzaron para comprar la comida del mes.

Venezuela en caos tras 20 años del “legado” chavista

Atrás quedaron las tradiciones de fechas como estas, en donde los padres ansiosos esperaban los “realitos” para irle a comprar los estrenos a los muchachos, y  las mujeres de la casa se preparaban para la elaboración de las hallacas, había alegría, en medio de todo había paz y se compartía en familia.

Sin pernil no hay Navidad

Pero la culpa es de parte y parte, tanto el Gobierno por querer subsidiar todo, se adueñó de lo poco que quedaba dejando a un lado la producción nacional y obligando al pueblo a vivir de las importaciones, y por el otro el venezolano que se resignó a estar debajo de la sombra del régimen, cayendo en un estado de suma dependencia.

Ahora las navidades dependen del Gobierno y de si cumple o no sus  promesas. Al tener el venezolano un poder adquisitivo tan bajo, es normal que se le dificulte comprar en un mercado común los típicos productos para la elaboración de una tradicional cena navideña.

Foto: AVN

Por esta razón, la esperanza de la población es que el Gobierno le proporcione dichos productos, entre ellos la tan codiciada pierna de cochino, que se presume sería repartida a todas las familias venezolanas, por medio de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Sin embargo, como sucedió en años pasados, dicha unidad de cerdo lamentablemente, no la recibirán todas las familias que se encuentran debidamente censadas y obtienen las cajas Clap, como en un principio planteó Maduro.

Hasta en cuatro partes

El ministro para la Alimentación, Luis Medina Ramírez, había asegurado que para este 1 de diciembre se daría inicio a la distribución del pernil, carne, pollo y otros alimentos navideños a través del Clap.

Sin embargo, en diversas comunidades del país, jefes y beneficiarios de los Clap,  han denunciado que la entrega de los “perniles navideños” que el Gobierno prometió a los venezolanos, ha sido a medias, razón por la cual, se han visto obligados a dividir las pocas piezas que recibieron para beneficiar a todas las familias que conforman cada consejo comunal.

TSJ declaró procedente embargo preventivo contra Odebrecht y Seguros Caroní S.A

En este sentido, los beneficiarios de los CLAP, temen que el plato tradicional no llegue o no lo repartan a todos los hogares, como sucedió en 2017.

Foto: El Cooperante

Según, Rosiris Hernández, jefa del CLAP de una zona popular en el este de Caracas, señaló que en su comunidad solo asignaron 136 perniles, de 4 kilos cada uno, para un total de 424 familias, “No tengo ni para darle kilo y medio a cada hogar. Ni dividiendo ni bajando el dibujito del pernil por Internet podré atenderlos a todos. Las jefas de calles me han llamado porque las están amenazando. Un muchacho que es malandro le dijo a una que le pegaría un tiro si no le entregaba el pernil completo” tal y como lo reseño El Nacional.

Por la nubes

Solo recorriendo alguno que otro mercado municipal en Caracas se puede apreciar que el Kilo de pernil ronda entre los 3.000 o 4.000 Bs.S, es decir un 70% del nuevo salario mínimo  de 4.500 bolívares soberanos, decretado por Maduro.

Por ejemplo en el mercado de Chacao un kilo está 3.400 bolívares y de acuerdo con los comerciantes las ventas este año “están pésimas” debido a los altos precios, ya que los consumidores preguntan y no compran. “Otros piden menos cantidades que antes”, añadió el trabajador.