Mario Díaz-Balart mantendrá su puesto en el Congreso estadounidense

Foto: El Universal

Mario Díaz-Balart, de origen cubano, consiguió mantener su escaño como representante del distrito 25 de la Florida en la Cámara de Representantes (Congreso) tras vencer a la demócrata Mary Barzee Flores con más del 60 por ciento de los votos, en las elecciones de este 6 de noviembre, según reseña Cubanet.org

Díaz-Balart, que acumula ya ocho términos en el Congreso, derrotó a la demócrata Mary Barzee Flores, una ex jueza de Miami-Dade.

Autor de masacre en bar de California resultó ser un exmarine

El papel del congresista republicano como miembro de rango del Comité de Asignaciones de la Cámara ha sido destacado en la ayuda tras el paso de huracanes, la seguridad en las escuelas y la aprobación de fondos millonarios para la preservación de los Everglades. A su vez ha resuelto fondos para el puerto y el aeropuerto de Miami, como presidente del Subcomité de Asignaciones de Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano.

Foto: El Nuevo País

 

En cambio, la candidata demócrata Barzee Flores había afirmado a la página de noticias OnCuba —propiedad del empresario cubanoamericano Hugo Cancio— que de ser electa, no “abusaría del trauma de la diáspora cubana” y criticó la política de Trump hacia Cuba.

Díaz-Balart, por su parte, siempre ha mantenido una posición firme frente al régimen castrista. En abril del presente año afirmó que, pese al aparente cambio de poder en Cuba, Raúl Castro y sus familiares más cercanos siguen controlando el país.

Mafia brasileña amenaza con vender la cabeza de Fiscal General de Paraguay (Video)

 

“El régimen de Castro ha nombrado otro títere. De la misma forma en que Fidel Castro nombró ‘presidente’ a Osvaldo Dorticós hasta 1976, Raúl Castro ha nombrado ahora a Miguel Díaz-Canel como ‘presidente del Consejo de Ministros y Estado’”, escribió Díaz-Balart en Twitter.

 

Foto: Naples Daily News

Sobre la crítica situación que se vive en Nicaragua bajo el poder del régimen sandinista, Díaz-Balart afirmó que no se puede vivir en un país en el que se censura la prensa y se asesina al pueblo en la calle “con impunidad” y defendió la necesidad de presionar al régimen “económica y diplomáticamente, para que el pueblo recupere sus derechos”.

Información de Cubanet.org