Real Madrid de Solari recupera brillo con golada al Viktoria Plzen

Foto: Líbero

No le hizo falta dominar al Real Madrid para golear en Plzen. El equipo de Santiago Solari le endosó una manita al Viktoria checo a base de martillo. Asestó cinco golpetazos el Madrid, cuatro de ellos en 20 minutos del primer acto, el primero, obra de Benzema, cuando los locales amenazaban con hacerles pasar un mal rato, según reseña El País.

No arrancó bien el equipo blanco, sufriendo ante la intensa presión de los checos, capaces de amenazar en un par de veces a Courtois, elegido por Solari para la Champions en detrimento de Keylor.

Manchester United derrotó a la Juventus con un marcador 1-2

Y cuando trataba de encontrarse el Madrid, apareció Benzema. Se sacó el francés de la chistera una jugada de genio y tras tres recortes dejó helada a la animada hinchada checa. Antes de encontrar la pausa y el juego, hallaron los blancos el segundo tanto. Dos minutos tardó Casemiro en cabecear uno de los tantos servicios desde la esquina de Toni Kroos. La ventaja frenó al Viktoria y templó al Madrid, que a falta de juego por fin exhibió pegada, desaparecida durante el efímero periodo de Lopetegui.

(Photo by Denis Doyle/Getty Images)

Pasada la media hora, y de nuevo a partir de un saque de esquina, firmó su doblete Benzema. Sirvió Kroos, peinó en el segundo palo Bale, y embocó a puerta Benzema. Instantes después los atacantes se intercambiaron los papeles y un centro de Reguilón, que sigue rindiendo a nivel notable, desde la izquierda lo rozó Benzema para que el galés lo mandase a la jaula de primeras.

Apagón paraliza juego entre Águilas y Leones en el estadio universitario (Fotos)

Una ramplona primera parte la solventó el Madrid al base de pegada. Ya en el segundo acto, encontrados los goles, llegó una pizca más de juego en los blancos. Solari resguardó a Ramos, que se jugó la roja en los primeros minutos con un codazo a Havel, y después a Benzema. Debutó en Europa el joven central Javi Sánchez y también Vinicius Júnior. Media hora tuvo el brasileño y de sus botas salió el quinto tanto. Comandó una contra, se la cedió a Kroos y el alemán definió con una vaselina preciosa. Remató el Madrid, que respira en Champions, y ganó tiempo Solari, que afronta el Vigo su última prueba para convencer a los directivos de que puede continuar hasta verano.

Fuente: El País