Manchester United derrotó a la Juventus con un marcador 1-2

Foto: Andina

El Manchester United remontó este miércoles un golazo del portugués Cristiano Ronaldo gracias a dos dianas en el 86 y en el 90 y triunfó 1-2 en el campo de la Juventus en la Champions League, lo que negó a los turineses el pase matemático a los octavos de final con dos jornadas de antelación, según reseña La Vanguardia.

Cristiano adelantó a la Juventus con una espectacular volea para celebrar su primer gol europeo con los bianconeri, pero una falta directa transformada por el español Juan Mata y un gol en propia meta del italiano Bonucci le dieron tres puntos vitales al United en su lucha por el pase a octavos.

Apagón paraliza juego entre Águilas y Leones en el estadio universitario (Fotos)

Hasta el 86, el conjunto italiano ya estaba seguro de pasar de ronda como primero y los red revils se colocaban terceros, a un punto del Valencia, pero todo cambió en un final vibrante para la alegría de un José Mourinho que celebró el triunfo provocando a la hinchada turinesa llevándose una mano a la oreja.

Cristiano marcó su primer gol europeo con la Juventus con una volea soberbia

La Juventus gestionó la posesión con autoridad, sin subir particularmente los ritmos, ante un Manchester United que jugó con la línea defensiva muy baja, concentrado en no conceder espacios a Cristiano, el argentino Paulo Dybala y el colombiano Juan Guillermo Cuadrado. El muro defensivo del United, que este año mostró graves carencias en la Premier League, con 18 goles recibidos en 11 jornadas, tembló cuando la Juventus se acercó a la portería, pero consiguió mantener el equilibrio hasta el descanso.

 

Cristiano, que buscaba su primer gol europeo con los turineses, intentó sacudir la zaga rival con unas buenas jugadas personales para liberar espacios. Tras unos violentos disparos terminados fuera, CR7 ofreció a Khedira un perfecto centro raso al suelo para golpear desde dentro del área. El medio alemán cruzó con la pierna derecha, pero el balón acabó fuera tras tocar el exterior del poste, cuando el meta David De Gea, que poco antes había realizado una buena parada ante Cuadrado, ya no podía intervenir.

 

Siga leyendo en La Vanguardia