Trabajar de más aumenta el riesgo de padecer diabetes

Foto cortesía SoyCarmin

Actualmente el horario laboral más estandarizado en España es de 40 horas de trabajo a la semana, o lo que es lo mismo: 8 horas al día durante 5 días a la semana. Sin embargo, durante los últimos años dicho horario laboral ha ido incrementándose en gran parte debido a las horas extras. Este aumento de carga laboral no solo puede hacer peligrar un correcto descanso cotidiano, si no que podría ir más allá.

Así lo afirma un nuevo trabajo publicado en el BMJ Diabetes Research & Care, según el cual trabajar hasta 45 horas o más a la semana aumentaría el riesgo de diabetes o niveles de azúcar alterados en sangre en mujeres. Por su parte, si dicho horario mejora y se reduce entre 30 o 40 horas semanales, podría disminuirse tal riesgo.

Foto cortesía Qes

Según los últimos estudios, se estima que para el próximo año 2030 habrá alrededor de 430 millones de individuos diagnosticados con diabetes, lo que implicaría hasta un 50% más de afectados con esta enfermedad respecto al pasado año 2010.

Aunque existen multitud de factores asociados al desarrollo de esta enfermedad, los horarios de trabajo por turnos, o las largas jornadas laborales, habrían destacado como factores colaboradores en el desarrollo de la diabetes. Sin embargo, todos estos trabajos se solían centrar en los hombres, dejando de lado a las mujeres.

El mal dormir podría aumentar la tendencia a engordar

Por ello, con el objetivo de completar mejor los datos disponibles, este nuevo trabajo analizó a 7065 trabajadores canadienses, hombres y mujeres, de entre 35 y 74 años de edad durante 12 años -desde el año 2003 al año 2015- gracias a encuestas nacionales de salud y registros médicos oficiales.

Se dividió el número de horas laborales semanales, tanto remuneradas como no remuneradas, en cuatro grupos: entre 15 y 34 horas, entre 35 y 40 horas, entre 41 y 44 horas y más de 45 horas semanales. Además se tuvieron en cuenta diversos factores tales como la edad, sexo, estado civil, paternidad, etnia, lugar de nacimiento residencia, otras enfermedades coexistentes, estilo de vida, peso e IMC. También se analizó si hubo turnos de trabajo, cuántas semanas se trabajó en total durante el último año, y si el trabajo era activo o sedentario.

Vía El Español