¿Cómo cayeron ante la justicia los narcosobrinos? (Evidencia)

El 10 de noviembre de 2015 Efraín Campo Flores y Franqui Flores de Freitas, los narcosobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, fueron arrestados en Haití cuando pretendían transportar a Estados Unidos 800 kilogramos de Cocaína.

Redacción Venezuela Al Día

La detención se hizo a petición de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su siglas en inglés), agencia estadounidense que investigó por meses a los “sobrinos Flores” y su relación con el narcotráfico de latinoamérica a EEUU.

Nicolás anuncia nueva misión relacionada a la “lucha” contra la inseguridad

Pero ¿Qué sucedió para que los “narcosobrinos” terminaran arrestados y pagando una condena de 18 años- cada uno- en EEUU?

Según un trabajo liderado por las periodistas venezolanas Jessica Carrillo Mazzali y Adriana Núñez Moros, quienes acumulan más de dos años de cobertura de este caso, todo comenzó cuando dieron acceso a una reunión de negocios a agentes encubiertos de la DEA.

 

“El 23 de octubre de 2015, Campo y Flores enviaron a un grupo de personas a bordo de motos y camionetas policiales a recoger, en un hotel de Caracas, a Santos Peña y a su hijo, José Santos Hernández (CS-2). Los Santos llegaron a la reunión posando como altos rangos del Cartel de Sinaloa y resultaron ser, en realidad, fuentes confidenciales de la DEA”, se lee en el trabajo.

En el reportaje multimedia publicado y actualizado con regularidad en el blog porquesoyflores.com, señala que el  encuentro- anteriormente mencionado- fue el primero, entre los agentes infiltrados de la DEA y los Flores, una reunión que duró un poco de más de dos horas.

En ella, los “narcosobrinos” alardeaban de lo que significaba ser sobrinos de la primera dama Cilia Flores y sobre el poder que ambos tenían. Tanto que garantizaban, a los supuestos jefes del Cartel mexicano, acceso ilimitado al aeropuerto de Maiquetía, y que ellos cuidarían personalmente los cargamentos de cocaína, o los “animalitos”, clave que usaron durante la conversación.

Foto/Archivo

Afirmaron tener más poder que un alto rango de las Fuerzas Armadas Nacional (FAN), al mencionar que supervisan personalmente sus vuelos, ya que los vigilantes no tienen la autoridad de negarle a un General o a un Coronel que les pida abrir las maletas del cargamento ilícito; pero ellos sí, y de pasar responderían al militar alto rango “¿Tú eres loco? O sea: “¿Qué estás tú abriendo eso? ¿Qué? ¿Para quién trabajas tú?”.

Tomar a AN

El tema central, en aquella reunión, fue conseguir el dinero para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015, ya que de ese cargamento sacarían 20 millones de dólares para contribuir con la campaña de su tía, Cilia Flores de Maduro.

“Si gana usted la campaña… yo voy a seguir trabajando”, manifestó el agente de la DEA a los argumentos de Efraín Campo Flores, quien más habló según el audio publicado en porquesoyflores.com.

Los narcosobrinos querían exprimir al máximo sus conexiones políticas

Pero la insistencia de tener total control de la Asamblea Nacional (AN)  y de “varios sitios de poder”, se hizo evidente. “Mi mamá hizo un trabajo excelente cuando estuvo ahí. Por eso la metimos otra vez allí, para que la gente vuelva a tener confianza. Pero necesitamos la platita. ¿Por qué? Porque los gringos nos están inyectando duro con plata. ¿Me entiende? A la oposición… están inyectando duro con plata”, dijo Efraín.

El poder del apellido

Los “sobrinos Flores” eran conscientes del poder que les daba el apellido de la esposa del presidente Maduro; por ello, supuestamente, el negocio era directamente con ellos. “No hay intermediarios, están trabajando directamente con nosotros”, aseguraron.

También afirmaron tener guerra con EEUU, con Colombia y con la oposición venezolana, pero “aquí no entra nadie”, indicaron- sobre el negocio y el territorio nacional- para la tranquilidad de los miembros del Cartel de Sinaloa.

Los invitados manifestaron que en México matan a quien se interponga en sus planes, ante ello Campo Flores alardeo con gracia y soltura “acá los metemos presos por 15 años” (Leopoldo López).

Además, los Flores garantizaron a sus invitados, no solo  entretenimiento al llevarlos a discotecas y restaurantes lujosos, sino que su seguridad era prioridad para ellos.

Otro detalle que no se pasa por alto es que los jóvenes Flores, aseguraron que la gente piensa que el negocio del narcotráfico es ganarse el dinero fácil, pero “esto no es fácil, esto es un estrés. Es lucrativo, pero no es fácil”, señalaron los pobres millonarios y ahora tras las rejas hasta el 2031.

Leer trabajo completo en porquesoyflores.com