El videojuego que ayudaría a Maduro a salir de la crisis

Captura de pantalla

Petronia es un videojuego del Natural Resource Governance Institute (NRGI). Esta organización, con sede en Nueva York y Londres, independiente y sin ánimo de lucro, se involucra en las discusiones de gobernanza relacionadas con los recursos naturales. Aparte de investigar, también ofrece formación. De ahí Petronia, publica AlNavío.

El videojuego explora los desafíos políticos de un país ficticio, Petronia, que comienza a producir petróleo. Una experiencia en la que el jugador se une al equipo de asesores del gobierno nacional. Entonces aparecen los retos y casos de estudio desarrollados por los científicos del NRGI.

La dieta de Maduro: Libertad vs. comida

El diario británico The Economist tuvo a bien bautizarlo como Grand Theft Petro. No porque comparta temática con el mítico Grand Theft Auto, basado en crímenes, robos y prostitutas. Sino porque este también se basa en un lugar ficticio.

FOTO: NRGI

Todo el que quiera ponerse a prueba y aprender cómo administrar los recursos petroleros puede probar suerte. Incluso Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, un país que bien podría parecerse a Petronia.

La debacle petrolera de Venezuela

Venezuela es conocida por tener las mayores reservas de petróleo del planeta. Unas reservas que también son las peor administradas. Cuando Maduro llegó a la Presidencia en 2013, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) producía diariamente unos 2,5 millones de barriles de petróleo.

En 1999, cuando Hugo Chávez llegó al poder, la producción era de 3,7 millones de barriles al día. Casi 20 años de revolución bolivariana para que hoy la producción de crudo apenas supere el millón de barriles.

Foto: Prensa Pdvsa

En 2017, la producción diaria de PDVSA fue de 1,3 millones de barriles y para 2018 los expertos estiman que rondará un millón al día (Leer más: La increíble y triste historia del colapso petrolero de Venezuela).

La hazaña petrolera de Maduro no está completa. Hubo un tiempo en el que las oficinas de PDVSA eran ocupadas por expertos petroleros. Incluso en la época de Chávez ocurrió así con Rafael Ramírez, quien no por socialista deja de ser ingeniero y un reputado gestor de recursos naturales.

Lo que ocurre es que, en este momento, al frente de la petrolera estatal está un general retirado, Manuel Quevedo, y una “muchachada” de jóvenes revolucionarios, quienes con más pasión que ingenio, pretenden devolver a PDVSA al olimpo del negocio.

Por eso Petronia les puede venir bien. En el videojuego tienen cuatro misiones, de unas dos horas cada una, en las que hay animaciones, gráficos, casos de estudio y análisis de datos para que ese ficticio país salga adelante. Todo de forma gratuita.