Médico rescatista de niños tailandeses enfrentó ruda realidad luego de la misión

Foto: T13

El martes recorrió al mundo la buena  noticia de que los 12 niños y el entrenador que se encontraban atrapados en una cueva en Tailandia, finalmente pudieron ser rescatados, sanos y salvos. Muchos fueron los comentarios, pronósticos y tácticas que surgieron luego de que se conociera la noticia del peligro que corrían en el sitio donde estaban ya que se podía inundar.

Redacción Venezuela al Día

Asimismo, bastante fueron los profesionales y recatistas que se sumaron al trabajo de sacar con vida a las víctimas. En el procedimiento una ingeniero venezolana fue pieza clave para crear la cápsula que los sacaría, así como también un buzo perdió la vida al olvidar cambiar su bombona de oxígenos.

Joven venezolana es asesinada en su apartamento en Inglaterra

Igualmente, un médico australiano canceló todo sus planes, en los cuales estaban incluidas sus vacaciones, para participar en la importante misión. El mismo fue reconocido en su país y por la prensa internacional por su labor, pero lo que no esperaba el galeno era la fatal noticia que recibiría luego de lograr con éxito salvar la vida del entrenador y niños tailandeses.

 

El médico llamado Harri, luego de su heroica acción se enteró que su padre había muerto, lo cual lo tomó por sorpresa ya que su progenitor no se encontraba enfermo cuando él partió a Tailandia hace menos de dos semanas.

157 muertos y 56 desaparecidos han dejado las torrenciales lluvias en Japón

Harri un anestesista especialista en buceo, fue quien aprobó la evacuación y el orden en que la misma se realizaría, por el bienestar de todos los infantes que se encontraban a la espera de ayuda. Por otra parte, la Asociación Médica Australiana lo catalogó  como “un increíble doctor y humano”, pero el galeno negó dicho status e indicó que “los héroes en esto son los niños y los cuatro Navy SEALS de Tailandia que los estaban cuidando”.