Tras nueve meses de “cháchara” habrían fijado precios para tres rubros

Foto: EFE

En septiembre de 2017, Nicolás Maduro -junto con su entonces vicepresidente Ejecutivo Tareck El Aissami- promocionaron el plan 50. Consiste en fijar los precios de 50  productos y servicios. El mandatario solicitó a la Constituyente ilegal que aprobara una ley para regular este programa, que fue aprobada  de manera fraccionada y lenta. En noviembre, el órgano oficialista aprobó que se limitaran los costos de solo 12 rubros.

Redacción Venezuela Al Día

El plan se basa en acordar con productores y comercios los precios de los productos. Desde noviembre de 2017 hasta julio de 2018, el Ejecutivo informó cada cierto tiempo que había reuniones con empresarios (principalmente del área de alimentos). Los eventos electorales, con los que Maduro se pretendió legitimar, causaron una pausa abrupta; no obstante, tras nueve meses de gestiones, El Aissami habría logrado que se fijaran los precios de algunos bienes.

Foto: Referencial

Para el 7 de julio estaba previsto que el ahora vicepresidente Sectorial de Economía anunciara los precios. Sin embargo, se canceló el anuncio. No hubo indicios sobre los nuevos costos y el número de productos hasta que el diario El Nacional publicó extraoficialmente algunos de ellos.

El maíz quedó en 250.000 bolívares el kilo, el arroz en 200.000 bolívares el kilo; ambos precios conciernen a los productores que procesan ambos alimentos. Ahora, ¿Cómo resulta el precio para el consumidor?

Foto/ Referencial

El kilo de arroz en los supermercados quedaría en 1.273.082 bolívares el kilo, el café estaría entre 5.7 millones y 7.6 millones, de acuerdo con su tipo.

Los gustos lujosos y pocos socialistas de Pedro Carreño

Las organizaciones gremiales del sector privado, que no están ligadas al gobierno, señalaron que regular los precios en hiperinflación es inútil. Una de ellas fue Fedeagro. Considera que no se toma en cuenta honestamente la opinión de los ganaderos y  agricultores, quienes pasan por una difícil situación al no contar con la materia prima necesaria para trabajar.