El día que el nuevo presidente de México “le echó flores” a Fidel Castro

Foto: AFP / PEDRO PARDO

Andrés Manuel López Obrador es el nuevo presidente de México. El candidato de la coalición de izquierda “Juntos Haremos Historia” ganó con 53,7% de los votos en el primer resultado anunciado por las autoridades electorales, que había contabilizado 43% de las actas.

Redacción Venezuela Al Día

López Obrador, quien es politólogo, ya se desempeñó como jefe de gobierno del Distrito Federal en ese país y fue postulado a la presidencia en 2006. Con su victoria este 1 de julio, consiguió que la izquierda mexicana tomara relevancia de nuevo.

El político ha señalado en ocasiones su disposición a hacer cambios drásticos en México, un país que  -si bien tiene una economía medianamente estable- sufre la fuerte actividad del narcotráfico, la violencia y la criminalidad.  Esta propuesta convenció a los mexicanos; sin embargo, las coincidencias en su discurso con otros líderes de izquierda en el continente causan temores de que retome prácticas autoritarias como las ejecutadas por Fidel Castro en Cuba y Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela.

Izquierdista Lopéz Obrador gana las elecciones presidenciales de México

En un discurso pronunciado en noviembre de 2016, luego de la muerte de Fidel Castro, el entonces dirigente del partido Morena expresó su simpatía con Castro y lo reconoció como un “luchador” por la “independencia”.

“Sabemos que a los conservadores, que a la derecha no le gusta nada que tenga que ver con la lucha por la justicia, por la libertad, por la independencia de los pueblos. Nosotros sí reconocemos a quienes luchan por la dignidad de los pueblos. Para nosotros, el comandante Fidel Castro es un luchador social y político de grandes dimensiones porque supo conducir a su pueblo y alcanzar la auténtica y verdadera independencia a pesar de todas las adversidades”, indicó López Obrador.

El ahora presidente electo de México expresó en aquella ocasión su admiración por la forma en la que Fidel Castro gobernó a los cubanos: “Cuba se mantuvo hasta ahora, después de décadas, como una nación libre, independiente y soberana y eso es algo muy importante. Que los gobiernos extranjeros, las hegemonías, los que se creen amos y señores del mundo no puedan decidir sobre las políticas y el destino de otros países, es algo que tiene que ver con la dignidad de los pueblos y con los principios de sus dirigentes”.