Perversa moral de Padrino López queda en evidencia tras hablar sobre la violencia de género

Foto/Archivo

El Palacio Federal Legislativo ha sido el escenario de invasiones violentas por parte de grupos afectos al madurismo y la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente (ANC). El recinto, que es el lugar de trabajo de la Asamblea Nacional, ha sido violentado desde julio de 2017 con la complicidad del Bladimir Lugo, funcionario de la Guardia Nacional encargado de un contingente que se encuentra en las instalaciones.

Redacción Venezuela Al Día

El Parlamento de mayoría opositora se planteaba este martes debatir sobre la elección presidencial del 20 de mayo. Desde tempranas horas, parlamentarios denunciaron que los efectivos de la Guardia obstaculizaban la entrada a los periodistas que querían cubrir la sesión.

A mitad del debate los diputados salieron con la intención de lograr que la prensa entrara. Intentaron discutir con Lugo para que permitiera el acceso, pero no se logró. En un momento de tensión lograron romper el piquete y algunos periodistas pasaron; sin embargo, se registraron agresiones contra un camarógrafo y varios periodistas presentes.

El Ejecutivo publicó su versión de los hechos, al alegar que los diputados opositores causaron la violencia y que uno de ellos, el diputado Juan Requesens, habría lesionado a una funcionaria llamada Surielis Padrón.

Derroche y ginebra: Hijo de Padrino López “no se pela” un bonche en Madrid

“Condeno de manera categórica la agresión física cometida contra la S/2 Surielis Padrón, digna integrante de nuestra FANB. Considero un acto de cobardía cualquier forma de violencia de género contra la mujer y rechazo el machismo que aún persiste en reductos de élites en el país”, escribió el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, en su cuenta en Twitter.

A conveniencia

Si bien el titular se tomó el tiempo para condenar lo ocurrido, sus pronunciamientos parecen ser selectivos y a conveniencia. En julio de 2017, durante una marcha contra Nicolás Maduro, una joven fue sometida por la Guardia. Terminó acostada boca abajo en el suelo, allí uno de los funcionarios que estaba sobre una moto le colocó la bota encima y la mantuvo pisada.

Foto: Miguel Gutiérrez/EFE

“Los GNB me decían que me lanzarían al río Guaire, que me violarían y que pasaría 15 años presa”, dijo la manifestante en una entrevista radial tras lo ocurrido.

A pesar de la gravedad de este hecho, Padrino López no se pronunció ni abrió ningún proceso administrativo contra los responsables.