Luis Vicente León indica que abstención impediría a Falcón ganar las elecciones

Foto: Cortesía

Para el 20 de mayo están previstas unas elecciones presidenciales y de consejos legislativos. Los comicios son promocionados con fuerza por Nicolás Maduro y el Consejo Nacional Electoral, quienes señalan que cuentan con condiciones adecuadas y legitimidad. Sin embargo, el panorama es más oscuro y difícil de lo que exhibe la administración madurista.

Redacción Venezuela Al Día

La mayoría de la oposición venezolana no participará en la elección al considerarla un proceso fraudulento, debido a que fue convocado por una Asamblea Nacional Constituyente nombrada de forma irregular y no hay garantías de que los resultados serán respetados. Además, el Consejo Nacional Electoral aún muestra su afiliación con el partido de Maduro.

Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis, presentó su análisis sobre la situación este lunes -en entrevista con la periodista Shirley Varnagy en el Circuito Onda. A su juicio, los comicios no serán representativos de la voluntad de los ciudadanos.

Foto EFE/Miguel Gutiérrez

“75% de los venezolanos están dispuestos a votar en contra del presidente Nicolás Maduro”; sin embargo, detalló que de este porcentaje solo 31% quieren participar en esta elección. Estas cifras se motivarían en gran medida a la desconfianza y el deseo a abstenerse.

Henri Falcón, exgobernador del estado Lara, es el contrincante de Maduro más relevante. De acuerdo con León es uno de los liderazgos más importantes en la oposición y, si no fuera por la abstención, tendría chances de ganar en los comicios.

Falta de acuerdo en el Parlamento amenaza antejuicio contra Maduro

“Henri Falcón tendría la capacidad de ganar si no fuese por las personas que se quieren abstener”, agregó el analista político, quien considera que buena parte de los votos provendrían del chavismo.

FOTO: EFE/Miguel Gutiérrez

Además de la falta de competitividad, las presidenciales son desconocidas por varios países. Colombia, Chile, Estados Unidos, Canadá y Argentina ya señalaron que es un proceso inválido para ellos, debido a que se realiza en una país donde se persigue a los opositores y se restringen las libertades.