Warriors activa el modo ‘playoffs’ y arrasan a los Spurs

Foto: AS

El primer encuentro del playoff de la NBA enfrentó en Oakland Golden State Warriors San Antonio Spurs y acabó con victoria (113-92) clara de los vigentes campeones, que llevaron siempre la iniciativa en el juego y en el marcador. Sin Stephen Curry, quien podría reaparecer en la segunda ronda tras su lesión de tobillo, los Warriors se basaron en una buena defensa (encajaron un 40 por ciento en tiros de campo), un notable dominio del rebote (30 contra 51) y un juego fluido en ataque (32 asistencias y un 54,3 por ciento de acierto en tiros de campo).

Cinco jugadores estuvieron por encima de la decena de puntos, encabezados por Klay Thompson (27 puntos, 5 de 6 triples) y Kevin Durant (24 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias). Los Spurs, sin su gran estrella, Kawhi Leonard, lesionado, no tuvieron opción de victoria. Pau Gasol aportó 6 puntos (3 de 5 tiros de campo), 2 rebotes y 4 asistencias en 20 minutos en cancha. El segundo encuentro de la eliminatoria se disputará este próximo martes, de nuevo en la cancha de los Warriors.

Foto: Foto: AS

Steve Kerr sorprendió con un quinteto insólito: Andre Iguodala de base, JaVale McGee titular. El pívot emergió como recurso contra LaMarcus Aldridge con una eficacia inesperada. Su longitud y las ayudas ultra agresivas de los exteriores alejaron la bola de las manos de LaMarcus, que sufrió muchísimo (14 puntos en 12 tiros y solo 2 rebotes) para sumar con cuentagotas. Sin él a su mejor nivel, los Spurs no pueden ni sostener un intercambio de golpes contra un rival por fin concentrado e intenso que reboteó más (51-30, solo 3 en ataque de los texanos), controló lo suficiente las pérdidas, circuló mejor (13 asistencias más) y tiró mucho mejor (54 por 40%). La fórmula precisa de una victoria por aplastamiento a la que se opusieron, casi con espíritu kamikaze, destellos gloriosos de Ginóbili y algunos tiros de Rudy Gay, que se apagó cuando tuvo que cargar con el ataque en plena disolución de un LaMarcus rodeado de brazos. Mills, Green y Parker totalizaron 13 puntos con 18 tiros. Y Pau Gasol no se metió nunca en harina contra un rival cuyo ritmo le va francamente mal: 6+2+4 en 20 minutos.

Los Warriors fueron los Warriors, y toda la NBA sabe lo que eso significa… a la espera de Stephen Curry. Kevin Durant (24+8+7) jugó un gran primer tiempo y templó el pulso de su equipo, anotando y asistiendo a un McGee en esa versión desatada suya que aparece de cuando en cuando (15+4 y una excelente defensa en menos de 17 minutos). Después del descanso surgió un Klay Thompson que parecía incapaz de fallar (27 puntos, 11/13 en tiros). Con buenos minutos de un Cook que tiene un rol muy claro, Draymond Green errático en el tiro pero apareciendo por toda la pista (12+8+11), Livingston (11+5) anotando reversos, Iguodala sumando por todas partes y una defensa que alimentaba un ataque en oleadas y con muchas buenas decisiones: los Warriors estaban ahí, al fondo de su propia perezaY toda la NBA sabe lo que significa eso. De momento, 1-0 y, por lo tanto, 17-1 en sus últimos 18 partidos de playoffs. Y mañana, segundo asalto.

Vía Mundo Deportivo