Alexander Serna, el único sacerdote católico “Ultraman” del mundo

Foto: Venezuela al Día
El padre Alexander Serna se convirtió recientemente  en un atleta “Ultraman”, al finalizar un triatlón de larga distancia en Florida, durante tres días continuos. El sacerdote nadó 10 kms en el mar, corrió 84 kms, e hizo 423 kms en bicicleta. “Genera un poco de asombro y admiración o hasta desconcierto en algunos, cuando me ven  con la sotana participando en una competencia deportiva “, dijo a Venezuela al Día el cura colombiano.
Por Luisiana Ríos P. / Venezuela al Día 
De 40 personas que participaron en el Campeonato Ultraman de Florida, Serna llegó en la posición número 15 , completando el recorrido en 28 horas y 10 minutos. “soy un hombre afortunado y bendecido por Dios, primero porque me hizo sacerdote  y porque además me ha regalado una capacidad física, que a veces hasta me quedo asombrado”.

El padre Serna cuenta “gracias a Dios” con el apoyo de Monseñor Jaime, en el Vicariato Apostólico de San Andrés y Providencia, en Colombia, quien le gestiona los permisos para poder entrenar y participar en estas contiendas deportivas.
El padre vive en la Isla de Providencia y tiene que montar su bicicleta en un simulador dentro de su habitación en la iglesia, para entrenar largas distancia. “Montar 300 kms por casi 10 horas,  fue el entrenamiento más duro que podía haber hecho en toda mi vida,  fue una locura realmente”, confesó el padre.
Foto: Venezuela al Día
Cuando sale a entrenar  leva un denario para ir rezando el rosario y un crucifijo.  “Son muchas las oraciones que elevo al señor, pero me concentro y  eso me ayuda mucho, aunque luego de diez horas llega un  momento en que verdaderamente me empieza a patinar la cabeza y la mente se desconcentra porque todo se vuelve una eternidad. Un segundo se vuelve demasiado largo, pero eso me permitió llegar muy sólido física y mentalmente al  Ultraman.
Foto: Venezuela al Día
“Mi prioridad siempre será el ministerio sacerdotal y eso me impulsa hacer distintos proyectos, uno de ellos es el deportivo. Yo he sido motivado por el ejemplo y testimonio mi entrenador Edwin Vargas  y como un ser de fe, no tuve ningún tipo de percances o demonios  que afrontar antes del evento. No caí en tentación de abandonar la competencia”, contó.
Foto: Venezuela al Día
Definitivamente, ver a un sacerdote con su sotana en el evento deportivo, robó la atención en la Florida, pero el Padre Serna destaca que  el deporte  es también un medio para evangelizar . “Uno tiene que estar contextualizado en lo que hace a diario y no puedo ir a nadar con un pantalón , uso mi indumentaria propia de un triatleta,  pero a la hora de entrar a la meta llevo mi sotana.  Es una manera para que la gente vea que un sacerdote pueda hacer deporte, yo puedo transmitir la palabra de Dios, para mostrar quién es él verdaderamente ”.
Su próxima meta  es romper el récord Guinness, como el sacerdote más rápido en finalizar un maratón. Posteriormente quiere hacer otro Iroman y participar en el mundial de duatlón en Suiza.  “Querer es poder y no hay cosas imposibles, sino personas incapaces. Todo proyecto que queramos realizar, si lo hacemos con la mano de Dios, con todas seguridad no vamos a fallar”.  Encomiéndeselo a Dios y después trabajen con muchas ganas”, aconsejó el joven padre de 36 años.
Foto: Venezuela al Día
Foto: Venezuela al Día