Mientras el hampa anda suelta funcionarios “cambian bombillos”

Foto/ Referencial

Los venezolanos no solo deben tolerar la crisis económica, social y política , sino que además deben “aguantar” cada una de las ineficiencias por las cuales el Gobierno se alegra y las festeja. Aunque el descontrol social se le atribuye únicamente al Estado, no hay que olvidar que sus participantes también tiene mérito en colaborar y tener una “incapacidad” para resolver problemas reales.

Redacción Venezuela Al Día 

Uno de esos tantos problemas que ha sido “atacado” con ineficiencia e ineptitud es la delincuencia. El hampa ha dominado todos los rincones de Venezuela y se ha apoderado de la paz de los ciudadanos. El Gobierno ha diseño varios planes de seguridad, sin embargo – como era de esperarse – todos han fracasado.

Maduro “mono armado” es la burla para el mundo

Desde la cúpula nadie dice nada, ni se toman la molestia en reconocer que a diario mueren venezolanos a manos del hampa. Pero ni para el Gobierno y menos para las instituciones policiales, parece importarle el asunto.

Foto/Archivo

¿Futuro seguro? 

Mientras todo eso ocurre en la tierra de nadie, los funcionarios policiales, que parecen únicamente servir al Estado y sus intereses cuando hay manifestaciones, también se dedican a perder tiempo. Y es que mientras el hampa azota a una nación, los efectivos están tranquilamente “cambiando bombillos”.

Específicamente los efectivos de la Policía de Lagunillas en el estado Zulia, dedicaron una buena parte de su tiempo a cambiar bombillos en la coordinación policial por ordenes del mismo alcalde “bolivariano” Leonidas González.

Foto/@EstebanHDR

Lo peor del caso, es que a través de la cuenta en Twitter de la Policía publicaron fotos de los efectivos cumpliendo “tan difícil labor”, acompañado de un mensaje que al final tiene la frase “futuro seguro”. Menos mal que los funcionarios “cambian bombillos” eso significa que la localidad estará más que segura, pues el alumbrado ( en la comisaria) es probable que espante a los delincuentes.