Madres entregan a sus hijos en orfanatos por no poder darles de comer

Alejandro Cegarra / The Washington Post

“¿Te gustaría ver a los pequeños?”, Preguntó Magdelis Salazar, una trabajadora social, haciéndome señas hacia un patio de recreo lleno de gente.

Anthony Faiola / Washington Post

Estábamos en el orfanato más grande de Venezuela, justo después del almuerzo. El patio era una carrera de obstáculos para niños abandonados. Un pequeño trozo de un niño, en la cúspide de 3, se sentó en una patineta. Se llamaba El Gordo, el gordo. Pero cuando lo dejaron aquí hace unos meses, él era de piel y huesos.

Pasó por encima de un niño de 3 años con una camisa rosa y flores diminutas. “Ella no habla mucho”, dijo uno de los asistentes, revolviendo el pelo rizado de la niña. Al menos, ya no. En septiembre, su madre la dejó en una estación de metro con una bolsa de ropa y una nota rogándole a alguien que le diera de comer.

Un cartel con las manos de los niños que viven en Fundana, una institución privada que es orfanato en parte, parte del centro de atención temporal para niños. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)
Un cartel con las manos de los niños que viven en Fundana, una institución privada que es orfanato en parte, parte del centro de atención temporal para niños. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Las tasas de pobreza y hambre se disparan a medida que la crisis económica de Venezuela deja las estanterías vacías de alimentos, medicinas, pañales y fórmula para bebés. Algunos padres ya no pueden soportarlo. Están haciendo lo impensable.

Entregando a sus hijos.

“La gente no puede encontrar comida”, me dijo Salazar. “No pueden alimentar a sus hijos. Los están entregando no porque no los amen, sino porque lo hacen “.

Antes de mi reciente viaje de presentación de informes a Venezuela, había escuchado que las familias estaban abandonando o entregando niños. Sin embargo, fue un desafío realmente conocer a las víctimas más pequeñas de esta nación rota. Mis pedidos para ingresar a orfanatos administrados por el gobierno socialista no habían recibido respuesta. Un funcionario de protección de menores -una advertencia de condiciones devastadoras, incluida la falta de pañales- confió que esa visita sería “imposible”. Algunos centros de crisis infantiles administrados por privados temen que el acceso a un periodista pueda dañar sus delicadas relaciones con el gobierno.

Duermen siesta en el orfanato de Caracas. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)
Duermen siesta en el orfanato de Caracas. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Mi colega venezolana Rachelle Krygier me presentó a Fundana, un imponente complejo de cemento encaramado en lo alto de una colina en el sureste de Caracas. Su familia había fundado el orfanato sin fines de lucro y el centro de crisis infantil en 1991, y su madre sigue siendo la cabeza de su junta y su tía la presidenta. Rachelle recordó haber sido voluntaria allí hace una década, cuando era estudiante y los niños eran casi exclusivamente casos de abuso o negligencia.

Sanciones europeas al régimen de Maduro no afectan a los venezolanos (Detalles)

No hay estadísticas oficiales sobre cuántos niños son abandonados o enviados a orfanatos y hogares de cuidado por sus padres por razones económicas. Pero las entrevistas con funcionarios de Fundana y otras nueve organizaciones privadas y públicas que manejan niños en crisis sugieren que los casos se cuentan entre cientos (o más) a nivel nacional.

Fundana recibió aproximadamente 144 solicitudes para colocar niños en sus instalaciones el año pasado, en comparación con las 24 de 2016, con la gran mayoría de las solicitudes relacionadas con dificultades económicas.

 Dayana Silgado lleva a su hija al patio de recreo minutos antes del final de una visita a Fundana. Silgado no puede proporcionar suficiente comida para sus hijos, por lo que colocó a dos de ellos en el centro. (Alejandro Cegarra for The Washington Post
Dayana Silgado lleva a su hija al patio de recreo minutos antes del final de una visita a Fundana. Silgado no puede proporcionar suficiente comida para sus hijos, por lo que colocó a dos de ellos en el centro. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Una tarde reciente, se presentó en Fundana con su hijo de 3 años y sus dos hijas, de 5 y 14 años. Perdió su trabajo de costurera hace unos meses. Cuando su hija menor enfermó gravemente en diciembre y el hospital público no tenía medicamentos, ella gastó el último de sus ahorros comprando una pomada en una farmacia.

Su plan: dejar a los niños en el centro, donde sabía que serían alimentados, para poder viajar a la vecina Colombia para buscar trabajo. Esperaba que finalmente pudiera recuperarlos. Por lo general, a los niños se les permite permanecer en Fundana de seis meses a un año antes de ser colocados en hogares de guarda o ser adoptados.

“No sabes lo que es ver a tus hijos pasar hambre”, me dijo Pérez. “No tienes idea. Siento que soy responsable, como si les hubiera fallado. Pero lo he intentado todo. No hay trabajo, y siguen cada vez más delgados.

“¡Dime! ¿Que se supone que haga?”

Lee el reportaje completo y en su idioma original en The Washington Post