Tarek William Saab pasa de Fiscal ilegítimo a boxeador callejero

Archivo

Venezuela es el país donde todo lo insólito se convierte en rutina. En el país donde todo sucede, podemos encontrar desde una ministra “pana” de pranes, hasta un ministro encargado de la felicidad (no es broma). Sí, Venezuela, donde la comida desapareció de los supermercados, donde la Justicia ejecuta golpes de Estado, y donde no se sabe siquiera si el presidente es venezolano.

Jackly Peña / Venezuela Al Día 

En Venezuela existe la figura de el Defensor del Pueblo, cargo que ocupaba Tarek William Saab hasta que pasó a ser el usurpador del cargo de Fiscal General, luego de la imposición del mismo por parte de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente. Más allá de que el ex gobernador de Anzoátegui siempre ha querido aparentar que no se deja por nadie.

Si no entiendes la hiperinflación, la explicamos con cartones de huevo

Últimamente ha sido noticia, y es que  Saab parece que ahora ha visto muchas películas de Kung Fú o simplemente se volvió fanático del Boxeo.

A través de su cuenta en la red social Twitter, demuestra como buen “revolucionario” como llevar la paz por su camino a través de amenazas e insultos por doquier.

Pero Saab, para representar una figura tan importante, debería ser una de las personas más tolerantes de Venezuela, total, tiene por muchos que “velar y defender”. Los insultos se volcaron en su contra, después de sus infames declaraciones en cuanto a los niños que se quedaron varados en el aeropuerto internacional de Maiquetía, a los que se les impidió reencontrarse con sus padres en Perú.