La purga de Rafael Ramírez termina de afianzar al madurismo en Venezuela

Foto: Politika UCAB

Lo que antes era llamado chavismo, debe ser reconocido como madurismo de manera oficial, ya que Nicolás Maduro se ha encargado de depurar al chavismo y abrirse paso a una cúpula dispuesta a afianzarse bajo el poder sin importar su mandato.

Redacción Venezuela al Día

El llamado “chavismo disidente” ha comenzado a perder terreno en la política venezolana. La que abrió el paso al descontento de individuos ligados a la “revolución” de Hugo Chávez, fue la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, quien comenzó a discrepar con las ideas sociales y políticas del madurismo y se declaró “opositora” reacia a su régimen.

Foto Archivo

La agitación nacional e internacional bajo una atmósfera política complicada, parecía el peor de los escenarios para un madurismo que parecía quebrarse, aunado a los grupos del poder pertenecientes al chavismo que se encontraban en contra de Maduro.

Sin embargo, el apoyo militar fue indispensable. Y la Asamblea Nacional Constituyente se logró instalar en el país, eliminando el primer blanco “agitador” entre las mismas filas de un ya iniciado madurismo, llevando al exilio a Luisa Ortega Díaz y su esposo, el diputado oficialista Germán Ferrer.

El carnet de la patria, el nuevo requisito para obtener título universitario

La historia volvió a repetirse pero esta vez con el hombre que convirtió a PDVSA en la caja chica de la “revolución”, pieza importante del gobierno de Hugo Chávez, Rafael Rámirez. El ex embajador, se resintió por haber quedado vinculado con funcionarios de la industria petrolera buscados por corrupción y comenzó a realizar una serie de opiniones que no le cayeron para nada bien al oficialismo.

Foto: El Impulso

La crítica no tuvo reacción oficialista en público, pero en privado, los roces entre Ramírez y la cúpula alta del oficialismo parecían estar creciendo, una realidad que se vio reflejada finalmente en la destitución del ex presidente de PDVSA del cargo de Embajador de Venezuela en la ONU.

Es por ello, y como afirma el portal Konzapata, la historia de Rafael Ramírez guarda relación con algo más grande, un ensamble entre la política venezolana: El afiance de Maduro en el poder, abriéndose paso y adueñándose del chavismo. Es entonces cuando el proyecto denominado “madurismo” se consolida. ¿El error? El mismo que han cometido los adversarios del mismo gobierno, subestimar y menospreciar a un hombre que aunque parece estar manejado por otras figuras en el poder, se ha afianzado en la cúpula, controlando todo a su paso, hasta a la familia Chávez.