Fiscalizaciones de la Sundde: Lo malo, lo feo y lo peor para el 2018

Foto/Archivo

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), se ha dado el tupé en medio de la crisis económica del país, de obligar a los comercios a rebajar sus productos. Rebajas de 30% y 50% son las estipuladas, y sin importar cuanto fue el costo de adquisición y cuánto será el de reposición, los comercios deberán cumplir de lo contrario recibirán el látigo madurista.

Redacción Venezuela Al Día 

Según estimaciones del presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, más de mil empresas cerrarán sus puertas para el 2018. “Lo que está pasando es muy preocupante, se proyecta que en 2018 cerca de 1.018 empresas van a cerrar sus puertas, lo que equivale a 27% de los establecimientos industriales que hacen vida en el país” advirtió el empresario.

Negocios fiscalizados por la Sundde “en jaque” para el 2018

Olalquiaga considera que hay empresas que están en una situación bastante precaria, por lo que aseveró que de ocurrir el cierre de un gran número de empresas “tendrá un efecto terrible”, en lo que respecta a la profundización del desabastecimiento y la pérdida de puestos de trabajo.

Foto/Rafael Briceño- Contrapunto

Temen por sus empleos 

Tras varios días de fiscalizaciones, los empleados de las tiendas que han sido fiscalizadas temen por sus puestos de trabajo. “El dueño no dice nada, pero tememos quedar en la calle si decide cerrar el negocio”, dijo una trabajadora de una tienda de ropa interior.

Archivo

Los trabajadores de las tiendas tanto de ropa, calzado y otros, se enfrentan a la severa preocupación en sí en 2018 continuarán con sus actividades o quedarán “sin el chivo y sin el mecate”. Varios empleados que laboran en las tiendas de Sabana Grande, lugar donde ha sido golpeado por las fiscalizaciones, alegaron que los funcionarios se mantendrán apostados en los locales hasta que “se agote la mercancia”.

Colas en Sabana Grande para comprar- Archivo

“Si se acaba la mercancia ¿que quedará para vender? (…) Significa que nos quedaremos sin trabajo”, añadió una empleada de una tienda de zapatos.

Presión y más presión

Los empleados que atienden en las tiendas fiscalizadas, deben laborar bajo la presión del público, los funcionarios de la Policía Nacional y los fiscales de la Sundde. Además si pasan de su hora de trabajo (a estos no se les cancela el sobretiempo), pues los propietarios aseguran que están vendiendo a pérdida.

Negocios cerrados- Archivo

La presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, alertó este martes que todo lo que está haciendo la Sundde, tendrá una repercusión donde los pocos comercios que aún se mantienen en el país y que fueron fiscalizados no tendrán capacidad para abrir en el 2018.

Asimismo, Uzcátegui dejó en claro que es preciso establecer mecanismos que vayan en pro de reactivar la producción en el país. De esta manera el país se abastece y se le devuelve la capacidad de compra al pueblo. Pero mientras se siga ignorando el verdadero problema, los escasos comercios que quedan optaran por cerrar sus puertas.