El camino lleno de espinas que atraviesan los venezolanos que emigran

En plena bonanza, Venezuela no dudó en abrir sus puertas para todo aquel que deseaba venir y trabajar en una tierra próspera. De ahí la riqueza cultural surgida de la combinación de árabes, españoles, colombianos, italianos, y un sinfín de gentilicios. La historia ha cambiado, y el venezolano emigrante ha pasado a encontrarse, cada vez más, con rechazo y hasta discriminación.

Redacción Venezuela Al Día

Y es que son muchas las complicaciones que se encuentran los venezolanos al momento de emigrar y, sin embargo, siguen saliendo porque prefieren “pasar trabajo” ante la idea de seguir atravesando penurias dentro de Venezuela.

El portal web El Cooperante reseña que, según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), el número de migrantes venezolanos que han solicitado asilo se duplicó, pasando de 27.000 a 52.000. Asimismo, más de dos millones de ciudadanos han dejado el país desde la irrupción del chavismo hace 18 años.

Pero los que se atreven a dar este paso se encuentran con un camino lleno de espinas. No solo es dejar el entorno, los familiares, amigos. También es luchar contra obstáculos que a cualquiera lo pone a pensar dos veces en irse del país. La xenofobia, trámites legales, mafias y el costo de los pasajes son algunas de las trabas.

Estas son las principales complicaciones de los venezolanos que emigran o que quieren emigrar:

1. Xenofobia

Los venezolanos que salen del país se deben enfrentar, además de a la situación de separarse de su tierra y sus seres queridos, al rechazo de parte de los residentes del país destino.

Foto Archivo

Los actos de xenofobia van desde la imposibilidad de conseguir un empleo hasta maltratos físicos que ponen en riesgo a las víctimas, como fue el caso de una ciudadana de origen peruano que con una hojilla hirió la cara de una venezolana que trabajaba en un lavado de autos. La venezolana quedó con cicatrices en su rostro.

2. Visa

Las puertas se han cerrado como consecuencia de las políticas y las acusaciones que está realizando el gobierno en contra de otros países.

Panamá: Ahora los venezolanos  que viajen a ese país  necesitarán una visa estampada para poder ingresar a su territorio. La medida se comenzó a aplicar a partir del 1° de octubre. “La situación de Venezuela ha provocado la migración de miles de personas que buscan un mejor futuro para ellos y sus familias. La ruptura del Orden Democrático en Venezuela pone en riesgo nuestra seguridad, economía y fuentes de empleo de los panameños”, aseguró el presidente Juan Carlos Varela sobre la decisión.

Honduras: A partir de este 19 de noviembre el país centroamericano exigirá una “visa consultiva” a venezolanos que decidan visitar su país. La medida parte de un “principio de reciprocidad”,  ya que el gobierno venezolano también exige a hondureños un permiso de ingreso a Venezuela.

El documento es de aplicación inmediata y se solicitará ante la Secretaría General del Instituto Nacional de Migración de Honduras. Entre los recaudos está un “acta de responsabilidad”, una copia fotostática autenticada del documento de identidad o carné de residencia en Honduras; y otra apostillada del pasaporte de la persona para quien se solicita la visa de ingreso, un certificado médico autenticado, emitido en el país de origen, y otro de antecedentes policiales y penales.

Estados Unidos: La meta de muchos. No solo de venezolanos, sin embargo para éstos, ahora viajar es imposible. Desde agosto del presente año, la potencia americana limitó el otorgamiento de visas a ciudadanos venezolanos.  A pesar de estas restricciones, en el portal no fue bloqueada la opción para esta petición. Pero vale recordar que las citas  para los nuevos solicitantes de visas de negocios o turismo se encuentran suspendidas desde el 18 de mayo de 2016.

3. Los pasajes, otro dolor de cabeza

 

Los altos precios de los pasajes aéreos han generado que muchos de los venezolanos que quieren emigrar no puedan hacerlo.

Y es un que boleto puede costar, como mínimo 1.200 dólares, lo cual representa más de 10 años de trabajo para un ciudadano que gane sueldo mínimo.

Esto ha traído como consecuencia que muchos prefieran viajar por tierra.

4. El matraqueo

Como consecuencia de la gran cantidad de jóvenes que salen del país, las estafas se han puesto a la orden del día, sobre todo en lo que respecta al proceso de apostillado de documentos.

Existen las figuras de los “gestores” que realizan el trámite por el ciudadano, que muchas veces ya se encuentra fuera del país, y que solicita un pago en dólares.

Las denuncias de personas estafadas por los gestores son muchísimas y las cantidades robadas oscilan los 50 y los 100 dólares.