Lujos, dólares y comidas costosas todo lo que define a un chavista

Foto/Archivo

Casas soñadas, vehículos lujosos, comidas extravagantes, ropa de marca, en fin, aquellos que se hacen llamar “revolucionarios” han exprimido todo del país para vivir como reyes. Desde el jefe de estado hasta el tren ministerial, todos aquellos que integran el clan del chavismo, se han beneficiado de las riquezas del país, dejando miseria y migajas al país.

Redacción Venezuela Al Día 

Con el argumento “ser rico es malo”, desfalcaron a la nación. Construyeron empresas, se llenaron los bolsillos de dólares y dejaron a todos los venezolanos con una severa crisis social, económica y política. La cual hasta ahora, ha sido imposible salir de ella.

Lujos en el avión privado de Maduro que distan de su discurso socialista

A través de un reportaje para Univisión, se muestra a Jesse Chacón, como uno de los ministros favoritos de Chávez. Y quien a través de su enchufe revolucionario, logró amasar fortunas. Tanto él como sus familiares. Fortunas en dólares y apartamentos en conjuntos residenciales construidos por Donald Trump, actual presidente de EEUU, son parte del botín que le han quedado algunos “revolucionarios”.

Archivo

“Como les encanta el Imperio”

Las reiteradas críticas hacia el llamado “Imperio” y los lujos, nunca faltan en los discursos de los revolucionarios. Pero, la realidad es que les encanta tanto la buena vida, que son los principales clientes en las tiendas de lujos.

Archivo

Uno de los dueños de una tienda que vende equipos celulares de oro, con apliques de brillantes, lentes , entre otras cosas, alegó que dentro de sus principales clientes están los chavistas. Y aunque no se identifican como tal, sabe perfectamente quienes son por “sus caras reconocidas”.

Archivo

Aunque el lujo y las cantidades de dólares que se echan encima los seguidores de la Revolución “no es algo nuevo”. Es otra evidencia que gracias a los intereses personales, ansias de poder y riqueza, el país que una vez fue considerado rico, es hoy día el sinónimo del hambre y la miseria. Mientras sus gobernantes visten de punta en blanco.