¿Estudiar o trabajar? El nuevo dilema del joven venezolano

La situación en Venezuela ha alcanzado niveles extremos. La crisis se agudiza y ahoga a los venezolanos y el régimen hasta ahora sigue sin hacer nada, solo se mantiene de brazos cruzados atribuyendole la culpa al “imperio”. Mientras esto pasa, los venezolanos deben ingeniárselas para sobrevivir a la crisis.

Jackly Peña / Venezuela Al Día 

El presidente del Colegio de Profesores, capitulo Táchira, Javier Tarazona, calificó de preocupantes las cifras que ese gremio y la Fundación Redes manejan acerca de la deserción de estudiantes en instituciones públicas y en carreras universitarias.

ANC ignora decisión del pueblo y convoca elecciones en Zulia

En la mayoría de los casos, los estudiantes desisten y dejan “para después” la continuidad de su carrera para dedicarse únicamente a reforzar sus ingresos, sobre todo aquellos que pertenecen a un grupo social menos favorecido económicamente.

Codevida exhorta al gobierno nacional a atender los casos de difteria

En Táchira, la deserción en la educación universitaria supera 50% en tres casas de estudio públicas, afirmó Tarazona. “Incluso en algunas facultades de Educación de tres universidades el abandono supera 70% de la población estudiantil”, indicó. Las causas:  dificultades económicas que los obligan a dejar las carreras para trabajar.

La situación más grave la ubica en la educación media. “Estamos hablando de que 78% de los alumnos de bachillerato está fuera de las aulas”, dijo Tarazona. Añadió que esa cifra equivale a 1.007.000 estudiantes que abandonaron el liceo en el país (162.655 en Táchira).

“De cada 100 alumnos que ingresan a la primaria, solo 37 la están terminando. De los que salen de 6° grado, 34 se inscribieron en primer año de bachillerato y de ellos solo 10 se graduaron; es decir, de 100 niños que ingresaron a educación primaria, 10% termina graduándose de bachiller. Estamos hablando de una población que se diluye en otra actividad, que no termina de graduarse”, precisó.

¡Hecho en socialismo! A Farmapatria la crisis le tocó la puerta

El futuro en el país parece ser entonces cada vez más incierto y, por lo tanto, la deserción universitaria es cada vez mayor. Los ánimos de continuar estudiando se ven empañados ante la decisión de “¿comer o estudiar?” .

Con información de: El Nacional