¿Socialismo? La estafa que realiza Agropatria a los productores nacionales

Foto: EFE

Agropatria pretende obligar a las asociaciones de productores de todo el territorio nacional a entregar el 20% de la cosecha de maíz y arroz húmedo a los silos pertenecientes al Estado con el objetivo de surtir dichos alimentos a las unidades CLAP. “Atendiendo a un convenio que forzaron a firmar condicionando esta entrega a la venta de los insumos (semilla, fertilizante y agroquímicos) demandados por las asociaciones”, aseguró Fedeagro mediante un comunicado de prensa.

Gerardo Romero / Venezuela al Día

El gremio aseguró que está dispuesto a cumplir con las condiciones impuestas por el Gobierno de Nicolás Maduro y otorgar los productos en el porcentaje que corresponda con los insumos entregados por Agropatria. Sin embargo, los dirigientes de Fedeagro exigieron que el Gobierno deberá pagarle a los productores “de contado y al precio final que se determine” por los servicios realizados.

Foto: Panorama

El presidente de Fedeagro, Aquiles Hopkins, añadió que Agropatria está condicionando a los productores con guías de movilización para hacer entregas en silos privados, en vez de trasladarlos a los silos de esta institución. “Es un abuso porque es la asociación de productores la que debe disponer de lo que se entregue aquí y allá y cuándo”, sostuvo.

¿Quién es quién en el inconstitucional TSJ de Maduro?

Fedeagro agregó que también objetan las intenciones de la Gobernación del estado Cojedes: “Rechazamos una pretensión adicional de obligar a las asociaciones a entregar 20% de su producción a empresas locales de ese estado, escogidas por ellos y a precios inferiores a los que forma el mercado o a los que se han discutido en el seno de las mesas de trabajo coordinadas por el Ejecutivo”.

Estos hechos forman parte de una serie de trabas y decisiones tomadas por organismos públicos que han venido trabando el arranque de la cosecha de varios rubros agrícolas, por lo que afecta tanto el mercado como la situación económica de los productores. “Los productores no saben cuáles son los precios, por lo que están enviando los productos sin poder venderlos”, aseguró Hopkins.

Fuente: El Nacional