El “circo” del PSUV donde obligan a estudiantes a aplaudir por becas

Cortesía

Como es costumbre en el chavismo cada discurso de sus representantes se convierte en un completo show. “Luces, cámara y acción… Que comiencen los aplausos” son las señales que envían a las pocas personas que asisten  a esta clase de eventos sólo para cumplir con la orden de “si no vas te quitamos tal o cual beneficio“.

Elvis Morales / Venezuela Al Día

No basta con ver los despliegues casi novelescos que realizan a diario y resulta que en campaña es peor. Es el momento perfecto para que los grandes enchufados de la revolución comiencen a escupir su sarta de mentiras en busca de seguir guindados de esa mata.

Lo  peor del caso es que el chavismo se vale de las limosnas que le entregan al pueblo bajo el nombre de “labor social” para luego comenzar a pedir favores. Esta es la realidad que enfrentan los estudiantes de la Universidad de Los Andes, quienes son obligados a gritar consigas a favor del Partido Socialista Unido de Venezuela en actos oficialistas para que les aprueben una beca mensual de 12.000 bolívares.

El Observatorio de Derechos Humanos de esa casa de estudio manifestó que han recibió varias denuncias de estudiantes, quienes dijeron que fueron obligados a asistir el 29 de septiembre a un acto político del PSUV en apoyo al candidato a la Gobernación de Mérida, Jehyson Guzmán, en el auditorio de la Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales de la institución.

El nuevo drama que viven las instituciones educativas en Venezuela

Los jóvenes fueron obligados a permanecer en el lugar desde las 8:00 am hasta las 4:00 pm mientras les ordenaban gritar consignas a favor del oficialismo. Los beneficiados tendrán que asistir a todos los actos proselitistas del gobierno o, de lo contrario, les quitarán la beca inmediatamente.

El ODH-ULA rechazó este tipo de actos que solo fomentan la discriminación y violentan la actividad humana. Además, consideran que la autonomía universitaria está siendo erosionada con este tipo de eventos, cuando las universidades no deben responder a fines políticos.