Un estudio reveló la verdadera causa de los divorcios

El tan deseado “final feliz” se ha convertido en una tarea muy difícil de alcanzar, y es que dar ese paso tan importante no debe ser tomado a la ligera y más en estos tiempos donde las personas tardan más en casarse que en dar por finalizado el matrimonio.

Elvis Morales / Venezuela al Día

Un estudio realizado en la Universidad de la Mancomunidad de Virginia (VCU, por sus siglas en inglés) reveló que el problema de los divorcios es hereditario, resulta que los hijos de padres divorciados son más propensos a tener problemas en las relaciones maritales que aquellos que crecen en familias biparentales debido a factores biológicos.


Los autores del estudio trataron de responder a la pregunta de por qué tienen lugar los divorcios. Para hallar la respuesta analizaron datos demográficos suecos y revelaron que “las personas adoptadas se asemejan a sus padres y hermanos biológicos (pero no adoptivos) en sus historias de divorcio, publica el sitio web de la VCU.
“Encontramos pruebas sólidas de que los factores genéticos explican fundamentalmente la transmisión intergeneracional del divorcio, afirmó la autora principal del estudio y profesora asistente del Departamento de Psicología en el Colegio de Humanidades y Ciencias en la VCU Jessica Salvatore.

La actriz que prefiere inyectarse bacterias milenarias que envejecer



Por su parte, el profesor de psiquiatría y genética humana y molecular en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la VCU Kenneth Kendler afirma que la causa genética supone “un hallazgo bastante significativo”, ya que todos los estudios anteriores apuntaban a que “el divorcio se transmite a través de las generaciones de manera psicológica.

“Al reconocer el papel que desempeña la genética en la transmisión intergeneracional del divorcio, los terapeutas podrán identificar mejor sus objetivos cuando ayudan a las parejas en dificultades, afirmó Salvatore.


De esta forma, los investigadores recomiendan a los terapeutas que trabajan con parejas problemáticas centrarse en rasgos de personalidad que “genéticamente provocan el divorcio”, como “altos niveles de emotividad negativa e incapacidad para controlar las emociones.