David Smolansky: No voy a estar en un exilio eterno y volveré a Venezuela

David Smolansky alcalde del municipio El Hatillo, anunció que quiere ponerse a la orden del millón y medio de venezolanos que emigraron de Venezuela, “para organizarnos y de esa forma realizar actividades a nivel internacional elevando así la presión contra Nicolás Maduro, pero también para reunir al talento que hay en el exterior para un plan de reconstrucción de Venezuela”. El joven miembro del partido opositor Voluntad Popular, esta planificando esta agenda junto a otros alcaldes exiliados, según dijo en una entrevista desde Estados Unidos para Venezuela al Día.

Por Luisiana Ríos P./Venezuela Al Día

Pregunta: ¿De qué se trata esta nueva agenda que emprenderán los cuatro alcaldes que se reunieron recientemente en Miami?

Respuesta: Vamos anunciar una agenda que vamos a empezar los alcaldes en el exilio, porque si estamos todos padeciendo lo mismo como la injusticia de ser destituidos y con orden de aprehensión, pues juntos podemos ir a instancias internacionales. En segundo lugar, nosotros queremos sumarnos a toda la fuerza internacional para aislar a Nicolás Maduro , que ya ha hecho el presidente y el vicepresidente de la Asamblea Nacional, la que ha hecho Carlos Vecchio que tiene tres años en el exilio y Lilian Tintori que ahora no lo dejan salir del país. Además pretendemos seguir denunciando la crisis humanitaria por falta de comida y medicamentos que hay en el país. También quiero hablar del hampa en Venezuela, que un tema del cual yo quiero elevar mucho más el volumen, porque no se habla como se debería, referirnos a los índices de criminalidad y la violación sistemática de los derechos humanos, porque yo estoy seguro que eso es una vía determinante, si nosotros queremos rescatar la libertad pronto en Venezuela.

P: ¿Cómo se traduce esto en hechos y beneficios para esas personas que ustedes representaban en Venezuela?

R: Yo creo que lo más importante para los vecinos que nos eligieron hace tres años, es que a pesar de la injusticia que nosotros seguimos sufriendo, estamos activos, porque nadie está tirando la toalla y nadie está asumiendo una actitud pasiva o un exilio eterno, por el contrario, queremos que sea lo más corto posible para volver a Venezuela y ayudar a reconstruirla. A nosotros se nos inhabilitó para cualquier cargo público y en mi caso personal yo no puedo ni siquiera votar, mis derechos políticos son en estos momentos inexistente en Venezuela, además tenemos una orden de arresto y hay varios alcaldes que siguen estando presos. Han sido muy receptivos en el poco tiempo que he estado en el exilio, al visitar Brasil, Noruega, New York, Washington y Miami. A uno le toca reinventarse, porque hasta hace dos meses era una autoridad local, pero ahora con esta agenda internacional estamos demostrando que nos vamos a claudicar en esa lucha, en lo que desea la mayoría de los venezolanos que queremos democracia. A mí lo que me mueve es tener una Venezuela libre, segura, con justicia y democracia.

P: ¿Como ves el escenario del diálogo con el gobierno y la realización de las elecciones regionales?

R: No he tenido muchos detalles al respecto, porque todo eso se inició estando yo en la clandestinidad y saliendo el país. Cuando se realizaron las primarias, estaba en mi trayecto para ir a Brasil, pero creo que la oposición debe mantenerse en lo que nosotros planteamos el 1 de abril cuando comenzaron las protestas. Plantear elecciones generales con un CNE imparcial, sin presos políticos, ni inhabilitados. También un canal humanitario que ayude atender la crisis humanitaria que tenemos en Venezuela y en tercer lugar la libertad de presos políticos en Venezuela. Además, el regreso de los exiliados y eliminar el mayor fraude que fue la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente. Así mismorespetar lo que la gente decidió hace casi dos años, que fue la Asamblea Nacional. Ahí es donde nosotros tenemos que trabajar, con dos líneas trasversales: la presión de calle, pacífica y no violenta, pero cargada de firmeza y el trabajo internacional.

P: Cómo te has sentido en el exilio y como ves tu futuro?

R: Apenas estoy comenzando, pasé 35 día en la clandestinidad y para mi fue clave haberme preparado emocional y psicológicamente para ello desde hace más de tres años, cuando el gobierno venía amenazándome con que yo podía caer preso. Eso pasó porque yo formo parte de la generación política del 2007, convirtiéndome en uno los primeros alcaldes de ese grupo y Maduro tiene como política de estado impedir que los liderazgos locales crezcan. Además formo parte de un partido que ha sido irreverente, desafiante y que abiertamente ha promovido la acciones de calle, por eso Voluntad Popular es el partido que más presos tiene. También algo que le incomoda al régimen, además de levantar nuestra voz en su contra, es la eficiencia del trabajo honesto y trasparente. Nuestra gestión en el Hatillo, a pesar de sus aciertos y defectos, fue reconocida por Transparencia Internacional, como una de las tres alcaldías más transparentes del país. Por eso, si queremos rescatar a Venezuela, debemos ser implacables contra la corrupción, no solamente en el verbo, sino en la acción.