Un recorrido por los cementerios más hermosos del mundo

Foto/Turismo-Buenos Aires

Aunque el lugar menos bonito de la tierra puede ser el cementerio, por ser frío, triste y con mucho gris, también puede ser reconocidos por hermosuras. Así es. Aunque parece mentira, en el mundo hay cementerios que son conocidos por las hermosas esculturas y diseños y desde luego por el magnifico tributo que rinden a la arquitectura.

Redacción Venezuela Al Día 

Aunque es un lugar de tristeza y descanso , es posible apreciar la pizca de belleza  que reflejan estos lugares donde lo natural se entremezcla con lo artístico.

A continuación, una selección de los cementerios más bonitos del mundo.

1. Cementerio de Luarca, España

En él se encuentra enterrado el científico español Severo Ochoa, galardonado con el premio Nobel de Filosofía y Medicina en 1959.

Es el cementerio más fotografiado del país ibérico. Su atractivo son las hermosas vistas que tiene su entorno, lo que lo hace parecer más sublime.

2. Cementerio Alegre, Rumania

Pasaría desapercibido si no fuera por sus tumbas con coloridas, y epitafios que describen, de una manera original y poética, a las personas que están enterradas allí.

3.Cementerio Pére-Lachaise, Francia

Resultado de imagen para Cementerio Pére-Lachaise, Francia

Sus tumbas históricas, sus monumentos, las anécdotas que encierran e incluso su entorno apacible atraen a gran número de curiosos cada año.

4. Greyfriars, Escocia

Resultado de imagen para Cementerio Greyfriars, Escocia

Es conocido por innumerables sucesos paranormales y también por haber servido de inspiración a J.K. Rowling para elegir los nombres y apellidos de sus personajes en Harry Potter.

5. Oaxaca, México

Resultado de imagen para Cementerio oaxaca de mexico

El cementerio de Oaxaca es un ejemplo de la armoniosa relación entre el cristianismo y las tradiciones prehispánicas de México.

6. Recoleta, Argentina

Resultado de imagen para Cementerio recoleta de argentina

En 1870, como consecuencia de la epidemia de fiebre amarilla, muchas personas de clase alta se mudaron al barrio de la Recoleta, convirtiéndose en una ciudad de clase alta, donde reposaban los restos de las familias de mayor prestigio y poder de Buenos Aires.

 

Con información de Notitarde