Cómo Cuba y 3 golpes de suerte salvaron a Florida de una mayor catástrofe por el huracán Irma

A finales de la semana pasada, Florida se preparaba para sufrir la furia del segundo huracán más poderoso de la historia del Atlántico. Pero el estado se salvó de gran parte de la devastación que se pronosticaba que traería Irma. BBC

El motivo principal fue el cambio de trayectoria e intensidad del huracán, pero también ayudaron otros factores, como el tiempo que Florida tuvo para prepararse con antelación antes de su llegada.

El daño no fue el esperado /Foto BBC

Irma era de categoría 5 -la máxima posible- cuando se adentró en el Caribe. Pero cuando el domingo golpeó los cayos de Florida ya tenía categoría 4, y continuó debilitándose mientras se trasladaba por el resto del estado.

¡Polémica! Tiñen de “sangre” la estatua de Cristóbal Colón en Central Park

“No vi el daño que pensé que iba a ver”, dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, después de sobrevolar los cayos para evaluar el impacto.

¿Qué influyó para que el efecto de Irma sobre el estado no alcanzara los niveles de destrucción previstos?

1. El impacto sobre Cuba

La primera buena noticia para Florida fue, desafortunadamente, la desgracia de Cuba.

Cuando Irma pasó por la costa norte de la isla como huracán de categoría 5 y vientos de hasta 256 kilómetros por hora, dejó al menos diez muertos e innumerables daños materiales.

habitantes de Miami reconstruyen lo que pueden. /Foto BBC

Pero esa interacción con la tierra y el alejamiento temporal del agua caliente del mar que le sirve como combustible contribuyó a que el fenómeno se debilitara hasta llegar a categoría 3.

Los huracanes son alimentados por aire húmedo caliente, característico de los mares tropicales. Viajar sobre la tierra les hace reducir su fuerza y velocidad.

Si bien después recuperó fuerza antes de llegar a los cayos de Florida, su intensidad no volvió a ser la misma que cuando arrasó territorio cubano.

Seguir leyendo en BBC